Hamburguesas de brócoli (Julia Morejón)

hamburguesa de brócoli

Esto de vivir fuera de casa  ha sido el empujón que me faltaba para empezar a cocinar. Y tengo que decir que cada vez me gusta más. Voy cogiéndole el punto a eso de  improvisar con lo que hay en la nevera y a veces salen cosas riquiiiisimas. Estas hamburguesas me salieron por casualidad, por aquello de procurar comer más verduras y menos carne. Así que me puse a investigar recetas veganas y tachán… ¡una buena mezcla de verduras y especias! Espero que os gusten.

Ingredientes para 6 hamburguesas

1 brócoli ; 2 zanahorias; 2 cebollas; 2 huevos (se pueden suplir por patata hervida en caso de no querer usar productos de origen animal); pan rallado; curry y/o comino;  sal y pimienta.

Preparación

Hervimos el brócoli y las zanahorias durante 15 – 20 minutos. Mientras, cortamos la cebolla lo más pequeña posible y la rehogamos hasta dorarla. Cuando estén hervidas las verduras las troceamos y las añadimos a la sartén con la cebolla, lo rehogamos todo junto, añadimos las especias al gusto y vamos aplastándolo con un tenedor hasta que quede tipo pasta.

En un bol batimos los huevos, añadimos la mezcla de verduras y pan rallado hasta conseguir consistencia para moldearlo. Le damos forma y ponemos las hamburguesas en una sartén con un chorrito de aceite para que se cuaje el huevo y se quede doradita. Vuelta y vuelta y  ¡listas para comer!

Quedan riquísimas acompañándolas de salsas como mostaza y miel, mayonesa o, simplemente, con una buena ensalada de tomate.

 

Advertisements

Crudités de verdura (Alicia)

Crudites

¡Hola a todos! Hoy os voy a dar una idea para un buen picoteo con los amigos, la familia o una comida fácil para ver una buena película. En esta receta tenemos 3 salsas, una de pimiento rojo, otra de sopa de cebolla con yogur y la de queso tipo Philadelphia con mejillones (también esta buenísima la de anchoas o berberechos que se hace igual que la de mejillones). Las verduras que he puesto en esta receta son las siguientes: zanahoria baby, pimientos verde, pimiento amarillo, pimiento rojo y apio, aunque puedes utilizar las que tengas en casa dado que admite todas: calabacines, pepino, rábanos, etc.

Los pimientos pueden ser machos o hembras. ¿Sabes en qué se diferencian? Los machos tiene tres puntas o protuberancias y las hembras cuatro…y (como pasa con los hombres y las mujeres) , las hembras son más dulces, lo que las convierte en el ingrediente ideal para comer en crudo.

Ingredientes para la salsa de pimientos rojos

  • 1 lata de pimientos rojos
  • 2-3 cucharadas de azúcar
  • un chorrito de vinagre de vino blanco
  • 1/2 bote de queso Philadelphia

Preparación

En una sartén se vuelca la lata de pimientos con su jugo, añadir azúcar al gusto 2 o 3 cucharadas y un chorro de vinagre de vino blanco . Se hace a fuego medio y cuando esté en un bol se pone 1/2 bote de Philadelphia y se pasa por la batidora hasta que esté bien triturado.

Ingredientes para la salsa de mejillones

  • 1 lata de mejillones en escabeche
  • 1/2 tarrina de queso Philadelphia

Preparación

En un bol o en el vaso de la batidora echamos la lata de mejillones en escabeche  con su jugo y medio 1/2tarrina de queso Philadelphia y lo pasamos por la batidora hasta que nos quede una salsa homogénea y cremosa

Ingredientes para la salsa de cebolla

  • 1/2 sobre de sopa de cebolla
  • 1 ó 2  yogures griegos

Preparación

Abrimos el sobre de cebolla y echamos la mitad del sobre en un bol con 1 ó 2 yogures griegos. Lo mezclamos todo con una cuchara y… ¡ya está listo para comer!

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Las verduras en cruditè se suelen presentar en forma de bastoncillos para poder mojar en las salsas, aunque esto dependerá de las verduras que elijas.

Espero que os guste esta receta tan sana y sencilla…Aquellos que quieran mantener la línea pueden utilizar las versiones light de los quesos y los yogures.

Anímate a hacerla, te prometo que… ¡no te llevará más de 20 minutos! 🙂

Pastel de verduras con lentejas

 

pastel de verduras con letejas_3

Hola amigas, empiezo el año con una receta vegetariana: una receta sana y un poco diferente.

En el último año mi hija Paula y yo nos hemos ido introduciendo poco a poco en el mundo de recetas vegetarianas para adaptarnos a su nueva dieta. Entre blogs, recetas de amig@s y nuestras propias invenciones, vamos buscando ideas para cocinar una dieta vegetariana equilibrada y rica. Cada día vamos progresando e innovando un poco.

En Navidad estuve buscando ideas para hacer algo especial y salió esta receta de pastel de verduras con un toque un poco oriental, inspirada en el blog “cuchimili.com” que os recomiendo si os gusta la comida sana, natural y original.

Ingredientes (para 4-6 personas)

6 zanahorias; 2 puerros; 100 gr de lentejas cocidas; una cucharada sopera de jengibre rallado; una cucharada sopera de cúrcuma fresca rallada; 2 cucharaditas de curry en polvo; dos cuharaditas de comino en polvo; 100 ml de leche evaporada; 100 ml de leche de coco; 4 huevos; aceite de oliva suave o aceite de coco; pimienta y sal.

Para decorar: 100 gr de piñones, un manojo pequeño de cilantro y otro de menta.

Preparación

Cortar el puerro en juliana y la zanahoria en cuadraditos. En una sartén o wok sofreír el puerro. Cuando esté transparente añadir las zanahorias, salpimentar y remover. Añadir el jengibre rallado, la cúrcuma rallada, el comino y el curry, remover bien y dejar que se haga a fuego lento unos 10 minutos ( hasta que la zanahoria esté blanda), añadir las lentejas y remover bien la mezcla.

Batir los huevos, añadir la leche evaporada y la leche de coco, salpimentar y mezclar bien con la verdura con lentejas.

Engrasamos un molde con aceite de oliva (salvo que sea de silicona). Colocamos la mezcla y horneamos durante 45 minutos a 160 º.

Mientras se hace, vamos a dorar los piñones: en una sartén con una cucharada de aceite de oliva sofreímos los piñones removiendo bien hasta que estén dorados. Dejamos escurrir en papel de cocina.

Picar bien el cilantro y la menta y reservar.

Desmoldar el pastel en una fuente y decorar con los piñones, el cilantro y menta picados.

Es un plato muy completo y sano. Además está para chuparse los dedos.

¡Espero que os guste!

 

Crema de brócoli, maíz y lacón (Marta)

Crema de brocoli, maíz y lacón

Feliz Año a todos. Por fin vuelvo a la carga después de unas navidades cargadas de emociones, reencuentros y kilos. De este momento de excesos gastronómicos rescato  esta crema que encontré en mi blog favorito, El Comidista, y que hicimos en casa para la comida de Navidad.

Por su sencillez y porque la base es verdura, la he adaptado a mi dieta post-navideña añadiéndole pimiento amarillo para conseguir los tres colores que siempre intento tomar en mis verduras de comidas y cenas: el verde del brócoli, el blanco de la cebolla y el amarillo del pimiento. En esta versión, claro está, no he rehogado la cebolla, he obviado la leche evaporada y el lacón y me he limitado a adornar con unos granos de maíz…pero tranquilos, que a vosotros os cuento la receta en todo su esplendor.

Además del  sabor fresco del brócoli, me encanta la textura crujiente y el sabor dulce que el maíz aporta a esta receta. Desde El Comidista nos dicen que se puede sustituir el lacón por un queso ahumado y el resultado es también espectacular.

Probadla sin parar porque está riquísima y la preparación es más básica que el mecanismo de un chupete…

Ingredientes (para 6 personas)

1 brócoli de unos 660 g; 300 g de maíz congelado; 1 cebolla grande; 1 pimiento amarillo (opcional para futurs); 1/2 litro de caldo de pollo o verduras; un chorro de leche evaporada (por plato); dos lonchas gruesas de lacón del bueno; sal y pimienta

Preparación

Pelamos la cebolla, la cortamos pequeña y la ponemos a dorar en una olla con aceite.

Cuando esté casi lista, añadimos el brócoli en ramilletes y el pimiento amarillo en trozos y les damos una vueltas durante dos o tres minutos más. Añadimos el caldo y casi todo el maíz, salpimentarmos y ponemos a hervir durante unos 10-12 minutos.

Mientras, cortamos el lacón a trocitos irregulares y lo pasamos por la sartén sin aceite. Reservamos.

Trituramos la sopa y la servimos en cada plato con un chorrito de leche evaporada por encima, un poco de lacón y algunos granos de maíz.

Habitas baby con jamón del bueno (Javi Guru)

habitas baby con jamón del bueno (Guru)

Hola amigas, soy Natacha. Esta semana tenemos (nuevamente) receta de invitado. Guru nos propone una receta facilita para los “no cocineros y los que no tienen tiempo para mucho guiso”. Os dejo con él.

*****************

Da la casualidad que cuando llego a casa por la noche todos tienen mucha hambre y dado que se han perdido “viejas costumbres”, me he visto obligado a echar mano de mi pobre imaginación para darles de cenar. Y ahora me veo en la tesitura de contaros una de mis grandes hazañas culinarias nocturnas. ¡Espero que me sepáis perdonar!

Ingredientes para 4 personas

2 botes de habitas baby; huevos de corral; jamón serrano del bueno; sal y un trozo de pan.

Maridaje: un tinto joven de roble, a ser posible de Ribera del Duero que es el que me gusta.

Elaboración

  1. Mandar a Mateo al súper a comprar 2 botes de habitas baby; a ser posible de las buenas
  2. Abrir la lata y eliminar el aceite
  3. Depositar el contenido en una sartén amplia
  4. Calentar durante unos minutos removiendo.
  5. Poner los huevos “sin cáscara” sobre las habitas.
  6. Salar los huevos
  7. Colocar el jamón distribuido encima de las habas sin tapar las yemas.
  8. Cuando las claras de los huevos están blancas y sin que se endurezcan las yemas, sacar del fuego.
  9. Servir una ración con huevo y jamón por plato y degustar “mojando pan”

PD: ¡Menos mal que no como en casa!

Cazuela de habas (Francis Prieto)

cazuela-de-hbas

Mi abuela hacía esta receta desde siempre y mi madre, que la aprendió de ella, la sigue haciendo. Un día, un compañero, Curro, preguntó al equipo de producción de aquel programa que realizaba Canal Sur, que a quién le gustaban las habas. Fuimos pocos los que afirmamos. La mayoría de aquel equipo era gente joven que o bien vivía con sus padres o, simplemente, pasaba de cocinar habas. Curro, que es muy de pueblo, trajo al día siguiente un saco. Yo le llevé un bolsa a mi abuela. Por aquel tiempo yo vivía muy cerca suyo, en el centro de Sevilla (tuve la inmensa suerte de tenerla hasta que tuve 43 años) y me quedé con un kilo para hacerlas en mi casa con su receta. Las estuve haciendo igual durante mucho tiempo, aunque sin chorizo la mayoría de las veces. Hace unos años, una vecina (una señora muy sofisticada y a la vez muy auténtica) me dijo lo de la hierbabuena, que no estaba en la receta de mi abuela.

Ingredientes para 4 personas

Habas frescas, 1/2 k (más o menos); cebolletas frescas; un manojo (más o menos); alcachofas (las que se quieran); un trozo de chorizo (opcional, puede ser una cazuela vegana, que es como yo la hago habitualmente, pero hoy he seguido la tradición familiar para esta ocasión); sal; aceite de oliva; pimentón dulce y picante; comino molido; hierbabuena

Preparación

Se lavan las habas, se desgranan, se le quitan las hebras  y se cortan las vainas. Se lavan y se cortan las cebolletas e igual hacemos con las alcachofas ( yo siempre las envuelvo en limón para que no ennegrezcan). Todo a la cazuela, junto con la sal, el pimentón, el aceite y el comino. Cuando llevan unos 15 minutos sofriéndose, se la añade un poco de agua. A los cinco o siete minutos, se le añade el chorizo cortado a trocitos y un manojo de hierbabuena. A los treinta minutos, se prueba y se considera cuánto tiempo le resta, que puede ser de unos diez minutos más. La hierbabuena se retira, aunque después para emplatar se utiliza un ramillete fresco de adorno.

Pencas de acelga con berberechos (Marta)

acelgas-con-berberechos_1

Como de costumbre, también esta receta viene asociada a gratos recuerdos, en este caso de la época en que retomé el contacto con mis antiguas compañeras de Clarín, la primera agencia donde trabajé. María, tan dispuesta y amorosa como siempre, consiguió que Marisa, Isabel, ella y yo nos reuniéramos después de 14 años y cenáramos juntas una vez al mes. Fue una época muy divertida. Nos juntábamos, nos poníamos al día en asuntos amorosos, en cosas de trabajo y, además, en restauración, asunto en el que mis tres amigas estaban muy puestas ya que, unas por trabajo y otra porque incluso tenía alguna inversión en el sector hostelero, se pasaban el día probando restaurantes.

María fue quien nos llevó a aquella estupenda taberna del barrio de Salamanca donde probé esta receta. Tengo que confesar que cuando la vi en la carta me pareció una combinación una poco raruna, equivalente a esos platos de Mar y montaña que siempre me han tirado para atrás. Contra todo pronóstico, estaba buenísima, así que os lo traigo para convertiros también a vosotros a esta nueva religión acelgoberberberechiana de la que seguro muy pronto seréis adeptos.

Ingredientes para 4 personas

Un manojo grande de acelgas; una lata de berberechos (de las buenas o, si lo preferís, berberechos cocidos al vapor); 1/2 cebolla; 3 dientes de ajo; 1/2 cucharada de harina; 1/2 cosita de vino blanco; aceite; sal y cebollino o perejil para decorar

Elaboración

Separamos las pencas de las acelgas, dejando las hojas para otra preparación; les quitamos las hebras y las cortamos en trozos no muy grandes. Las ponemos a cocer en agua con sal durante 10 minutos. Colamos y reservamos las pencas por un lado y el caldo por otro. Abrimos la lata de berberechos y dejamos el caldo también apartado. En una sartén, ponemos un fondo de aceite y sofreímos la cebolla y el ajo. Cuando la cebolla empieza a ponerse transparente, añadimos las pencas cocidas y rehogamos un minuto, después añadimos la harina y, antes de que se queme, echamos el vino blanco y removemos. Cuando el vino comienza  evaporar el alcohol (lo notaréis porque ya no huele), añadimos el caldo de los berberechos y, si es necesario, un poco del agua de cocción de las acelgas. Lo dejamos cocer todo junto durante un par de minutos, añadimos los berberechos y, tras darle un par de vueltas para que se calienten, rectificamos de sal  y servimos con el cebollino o perejil por encima.