Arroz caldoso de rape con almejas

Arroz caldoso de rape con almejas

Hola amigas, esta semana comparto con vosotros una receta que he aprendido de mi cuñado Paco. Él escuchó esta receta en la radio en uno de sus viajes a Alicante y, como es muy cocinero, a la primera oportunidad se puso manos a la obra y nos invitó a probar su “arroz con rape y almejas”. Me gustó tanto que le pedí la receta y ahora la comparto con vosotras.

Este tipo de arroz se puede hacer caldoso o meloso, depende de cómo os guste se añade más o menos caldo.

Ingredientes

Un vaso de vino blanco; un litro de caldo de pescado; un pimiento rojo; un pimiento verde; una cebolla; 2 hojas de laurel; una rama de cilantro fresco; dos cucharadas de tomate frito; una ñora picada; azafrán; sal y aceite de oliva

Rape: un trozo por persona; Almejas: 150 gr por persona

Elaboración

Sofreímos los pimientos pelados troceados pequeños, cuando se ablanden un poco añadimos la cebolla picada pequeña. Cuando el sofrito está hecho añadimos el laurel, la ñora picada y el tomate frito, removemos todo bien.

Colocamos el rape encima del sofrito 2-3 minutos por cada lado hasta que quede blanco. Echamos el vaso de vino blanco, removemos y dejamos que evapore un poco. Añadimos el caldo de pescado y cocemos 15-20 min a fuego medio.

Tras ese tiempo de cocción, echamos el arroz y bajamos el fuego para cocer a fuego lento. Cuando lleve 15 minutos añadimos el cilantro fresco bien picado y las almejas. Dejamos cocer hasta que todas las almejas se abran y apagar. Dejamos reposar 5 minutos y servimos en platos hondos.

¡¡Os aseguro que es muy fácil de hacer y está buenísimo!!

Pudín de merluza (Alicia)

Pudin de merluza

Este pastel de pescado, en este caso de merluza y atún, es una receta tradicional que admite gran cantidad de variantes y de formas de hacerlo. Puede tomarse como un primer plato, frío o caliente. Esta receta es fría y va acompañada de mahonesa, también queda muy bueno con una crema de verduras. Además, se puede dejar preparado de un día para otro. En mi opinión, así es como queda mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

1/2 Kg de merluza; 2 latas de atún; tomate frito (opcional); mantequilla;  100 ml leche Ideal; 3 huevos; cebolla; sal y pimienta.

Preparación

Cocemos el pescado, lo escurrimos bien del agua de cocción y lo desmigamos.

Pochamos la cebolla lentamente con cuidado que no se queme y se quede blandita.

Untamos un molde tipo plumcake con mantequilla.

En un bol batimos los huevos, la leche, añadimos la merluza y el atún bien escurrido y la cebolla pochada.

Una vez lo tengamos todo mezclado lo salpimentamos y añadimos un poco de tomate frito para dar color.

A continuación lo vertemos en el molde elegido  previamente untado con mantequilla y lo metemos al horno , a temperatura de 180º  durante unos 30 minutos (aunque el tiempo depende del horno).  Para saber si está listo se pincha un palillo en el centro, si sale limpio es que ya está.

Se deja enfriar, se le da la vuelta como a un flan y se adorna.

Pelotas de cocido o albóndigas para la paella (Celia)

Pelota para el cocido

Como muchas otras en nuestro idioma, la  palabra envolver tiene varios significados. Una de las definiciones que he encontrado dice:

“Cubrir un objeto o persona rodeándolo y ciñéndolo de tela, papel u otra cosa análoga”.

Y esto es lo que haremos en esta receta: envolver literalmente una serie de ingredientes con hojas de col verde para añadirlas al cocido o para tomar solas.

Y como la palabra, que puede dar lugar a varias interpretaciones (dejarse envolver por la música o por una sensación), este conjunto de ingredientes puede, en sentido figurativo, envolver de sabor a otro gran plato de la cocina valenciana que es la paella. Pues se pueden hacer pequeñas bolitas con la carne de las pelotas (comúnmente llamadas albóndigas) y añadir a la paella justo después de poner el agua para que se cueza el arroz. El punto de sabor que le aportan es…..definitivo.

Ingredientes (para 6 personas)

Hojas de col verde; azafrán; 800gr de carne picada (mitad de cerdo, mitad de ternera);  media barra de pan duro; un trocito de tocino;  un higadito de pollo; la ralladura de un limón; perejil picado; piñones a trocitos;  sal; pimentón;  pimienta negra y blanca molida;   nuez moscada; canela y un huevo.

Elaboración

Se pone el pan en remojo y cuando esté bien empapado se escurre y se mezcla con la carne, el tocino y el higadito bien picados y el resto de ingredientes. Se amasa y se forman las pelotas que envolveremos con las hojas y ataremos con palillos o cuerda.

Se ponen las pelotas en una olla, se añade agua hasta que casi las cubra (se puede añadir también una zanahoria, patata, nabo, boniato, o lo que se quiera al caldo), se echa el azafrán y se cuecen.

Estas pelotas también son un ingrediente esencial del cocido valenciano ( que os contaré otro día) y,  como ya he comentado, la misma mezcla de la carne se utiliza para hacer albóndigas que se añaden a la paella y le aportan un toque especiado muy especial.

Cazuela de habas (Francis Prieto)

cazuela-de-hbas

Mi abuela hacía esta receta desde siempre y mi madre, que la aprendió de ella, la sigue haciendo. Un día, un compañero, Curro, preguntó al equipo de producción de aquel programa que realizaba Canal Sur, que a quién le gustaban las habas. Fuimos pocos los que afirmamos. La mayoría de aquel equipo era gente joven que o bien vivía con sus padres o, simplemente, pasaba de cocinar habas. Curro, que es muy de pueblo, trajo al día siguiente un saco. Yo le llevé un bolsa a mi abuela. Por aquel tiempo yo vivía muy cerca suyo, en el centro de Sevilla (tuve la inmensa suerte de tenerla hasta que tuve 43 años) y me quedé con un kilo para hacerlas en mi casa con su receta. Las estuve haciendo igual durante mucho tiempo, aunque sin chorizo la mayoría de las veces. Hace unos años, una vecina (una señora muy sofisticada y a la vez muy auténtica) me dijo lo de la hierbabuena, que no estaba en la receta de mi abuela.

Ingredientes para 4 personas

Habas frescas, 1/2 k (más o menos); cebolletas frescas; un manojo (más o menos); alcachofas (las que se quieran); un trozo de chorizo (opcional, puede ser una cazuela vegana, que es como yo la hago habitualmente, pero hoy he seguido la tradición familiar para esta ocasión); sal; aceite de oliva; pimentón dulce y picante; comino molido; hierbabuena

Preparación

Se lavan las habas, se desgranan, se le quitan las hebras  y se cortan las vainas. Se lavan y se cortan las cebolletas e igual hacemos con las alcachofas ( yo siempre las envuelvo en limón para que no ennegrezcan). Todo a la cazuela, junto con la sal, el pimentón, el aceite y el comino. Cuando llevan unos 15 minutos sofriéndose, se la añade un poco de agua. A los cinco o siete minutos, se le añade el chorizo cortado a trocitos y un manojo de hierbabuena. A los treinta minutos, se prueba y se considera cuánto tiempo le resta, que puede ser de unos diez minutos más. La hierbabuena se retira, aunque después para emplatar se utiliza un ramillete fresco de adorno.

Pastel de berenjena (Natacha)

pastel-berenjenas_1

El pastel de berenjena ha sido una receta habitual en mi casa y la de mis amigas. Nuestras madres lo hacían de distintas formas, algunas con atún, otras con carne picada,  alguna le añade tomate cuando ya está terminado y alguna otra una clara de huevo a punto de nieve antes de meterlo en el horno.

Yo he puesto la receta con atún que es la que más me gusta pero como veis hay variaciones.

Esta receta ha generado un pequeño “conflicto” entre Celia y yo ya que las dos la queríamos subir al blog. Al final la subo yo pero la receta es de las dos. Y por cierto, Celia le pone un toque de tomate frito.

Como veréis en la foto para este pastel he utilizado una “super berenjena” que me regalaron Rafa y Carol de su huerto de La Moya en Denia.

Ingredientes para 6 personas

4 berenjenas pequeñas ó 2 medianas (o una gigante como la mia); 1 cebolla; 1 huevo;1 lata atún, sal; pimienta; aceite oliva; pan rallado

Elaboración

Hervir las berenjenas (también las puedes asar al horno), durante 10-15 minutos. Vaciar las berenjenas y mezclar con la cebolla que previamente has  pochado con aceite. Salpimentar. Mezclar con el atún y con el huevo batido.

Colocar en un molde de horno y añadir el pan rallado por encima. Poner al horno a 200º durante 30 min.

Espero que os guste!!

Boletus con yema de huevo sobre cebolla caramelizada (Natacha)

boletus-con-cebolla-caramelizada

Hola amig@s: esta semana traigo una receta de setas. La verdad es que me encantan las setas, aunque no tengo mucha experiencia en cocinarlas. Un día que fuimos a la Pinilla, donde pasamos muchos fines de semana de invierno, bajamos a Riaza y en el ayuntamiento había una exposición sobre micología, en la que exponían todas las variedades de setas de la zona (más de 150, como decía Guru “¡Anda ya!, 150 jejejeje”).

Al salir de la exposición nos fuimos a tomar las cañas de rigor, y comenté con unos amigos que no sabía cocinar las setas. Fueron ellos los que me contaron esta maravillosa receta, que aprendieron en su peña de Riaza y que ahora os intento transmitir.

¡Gracias a Sandra, Quique y Jaime por compartirla con nosotros!

PD: si falta algo, os pasáis por la Fonda de Riaza sobre las 20:00 h de un sábado del frío invierno y, con unas cañitas, seguro que matizamos los ingredientes.

Ingredientes para 4 personas

500 gr de boletus; 1 cebolla grande; 4 cucharadas de azúcar moreno; 2 yemas de huevo; aceite de oliva; sal y pimienta

Elaboración

Cortar la cebolla en juliana y pochar a fuego medio en aceite de oliva. Cuando la cebolla se ablande añadir las 4 cucharadas de azúcar moreno, mezclar bien y dejar reducir un poco la salsa.

Limpiar los boletus con un trapo retirando los restos de tierra, cortar en láminas, añadir a la cebolla y salpimentar. Cocinar a fuego medio hasta que se doren los boletus. Retirar del fuego, añadir las yemas de huevo y mezclar todo.

Confío en haber transcrito bien la receta. Yo lo hice así y estaba buenísimo. Espero que os guste.

 

Alcachofas rehogadas

alcahofas-rehogadas

La buena compañía logra que cada experiencia sea distinta, que lo familiar se renueve para no resultar anodino. La cocina también consiste en acertar con maridajes que enriquezcan y sorprendan, por ejemplo utilizando como complemento la simplicidad de la alcachofa. Me gusta este comodín verde, un transformador de sabores de los productos a los que se empareja. Logra que cambie los registros de la carne, encuentra nuevos matices para el pescado u otras verduras y es lo suficientemente consistente para ser la única protagonista en platos de una sencillez exquisita.

Ingredientes para 4 personas

8 alcachofas;  4 dientes de ajo; un limón;  aceite de oliva y pimentón (opcional)

Preparación

Se quitan las hojas externas de la alcachofa,  se corta la punta (hasta que quede la parte tierna de la flor) , se parten por la mitad y se quita la parte del centro. Enseguida se ponen en remojo con un poco de agua y un limón exprimido para que no se pongan negras, pues las alcachofas se oxidan rápidamente).

Se escurren bien las alcachofas,  se les pone  un poco de sal y se echan en un caldero no muy alto. Se añaden los ajos cortados en finas láminas y un poco  de aceite. Se ponen a fuego fuerte primero para que se doren un poco y luego a fuego lento y tapadas hasta que queden cocidas pero no muy blandas (unos 15-20 min). Hay que moverlas de vez en cuando pero sin destapar el caldero.