Tajín de pollo (María Gurucharri)

Tajin de pollo_2

Lo mismo que ocurre con la paella española, el tajine o tajín  marroquí es un guiso realizado en el recipiente del mismo nombre, una cazuela de barro con la tapa cónica .

La cocina en el tajín es típica de Marruecos y de otros países del Magreb. Gracias al barro del que está hecho y a la forma de su tapa, el tajín actúa como si fuera una especie de olla a presión, cociendo los alimentos en su propio jugo y dejándolos tiernos y jugosos a la vez que potencia su sabor.

Aunque no es difícil encontrar estos recipientes, incluso aptos para vitrocerámica, si no tienes uno puedes hacer esta receta en una cacerola.

Además del recipiente, otro de los secretos que hacen tan especial esta receta es el limón confitado, aquí os dejo un enlace donde podéis ver cómo prepararlos.

Es una receta muy sana y que me encanta … La aprendí de mi amiga Pilar  ya que ella es de Casablanca y hace muchos guisos marroquíes. Espero que os guste.

Ingredientes para 4 personas

1 pollo troceado (yo muchas veces pongo solo muslos y contramuslos); aceitunas verdes sin hueso y sin relleno; 3 cebollas picadas; 1/2 limón confitado; 3 cucharadas de aceite; 1 cucharada de mantequilla; jengibre; cúrcuma; pimienta; comino (o, si lo preferís, una cucharada de Ras el hanout, una mezcla de especias típica marroquí que ya lleva todas las anteriores); cilantro picado para decorar

Preparación

Lo ideal es dejar todos los ingredientes macerando toda la noche  en la misma cacerola en que lo vayamos a guisar. Mezclamos todo salvo el limón y las aceitunas.

Al día siguiente lo ponemos la cazuela al fuego bajito (aproximadamente unos 40 grados) y tapado para que se haga con un poco de vapor.

Cuando el pollo está tierno, añadimos el limón troceado y las aceitunas y lo dejamos un par de minutos más.

Lo servimos en una fuente, espolvoreamos el  cilantro picado y…¡listo!

Si no os gusta el cilantro podéis sustituirlo por perejil… a mí me encanta, ya que le da al guiso un sabor muy especial.

Pollo a la canela (Ana)

pollo-a-canela

En casa soy más de cocinar carne de pollo que de otra clase. Primero porque me resulta muy fácil, casi no tiene grasa y puedes cocinarlo cada día de una manera distinta porque se adapta muy bien a sabores diferentes.

Este de hoy está inspirado en una receta que leí en internet pero que ya se ha convertido en un clásico de mi cocina. a mis hijos les encanta así, con patata, pero os doy la opción de no ponerla, ya que cuando invité a nuestra amiga Marta a probarlo a ella le pareció que la patata sobraba…ya me contaréis qué os parece.

Ingredientes

1 pollo en trozos; canela en rama; canela molida; comino; puerros; cebollla; ajo; un vaso de vino blanco; dos manzanas; 2 patatas (opcional)

Elaboración

Echamos aceite en una cazuela, freímos el pollo y cuando está dorado lo quitamos y reservamos. Después troceamos el puerro, la cebolla y ajo y, continuación, las patatas si es que hemos decidido incorporarlas a la receta. Pochamos todo en el mismo aceite que hemos utilizado para dorar el pollo y que contiene todo su sabor. Cuando ya están pochadas, añadimos el pollo y regamos con un vaso de vino blanco. Añadimos entonces la canela en rama, una cucharada de canela molida y una pizca de comino. Dejamos cocer a fuego suave unos 15 min y después añadimos las manzanas troceadas. Dejamos reposar unos 2o minutos para que se potencien bien todos los sabores.

Pollo glaseado con cebollino y jengibre (Marta)

pollo-glaseado_2

Los que me conocéis me lo habéis oído a menudo: Víctor cocina mejor que yo. Y no lo digo (solo) para hacerle la pelota y que me libere de vez en cuando de hacer la cena. Es la pura verdad. No solo tiene gusto para combinar y es creativo. Además, es tan perfeccionista en la cocina como en el resto de cosas que hace. Esta receta se la debo a él. Tras una de nuestras primeras visitas a uno de nuestros chinos auténticos favoritos, cogió un libro que tiene de recetas del mundo, eligió una, la retocó a su manera y…¡¡pim pin pam pam!! nos dejó con la boca abierta a Claudia y a mi con este plato sencillo y orientalillo. Unos meses después, una noche en que me dio pena guisotear de cualquier manera un pollo de corral de los buenos, decidí hacerlo de la misma manera y la verdad es que nos chupamos los dedos…

Ingredientes para 6 personas

1/2 pollo de corral grandecito cortado en trozos pequeños; jengibre; 1 manojo de cebollino; 4 ó 5 ramitas de cilantro; 4 cucharadas de azúcar; 4 cucharadas de soja; 1/2 cucharadita de guindilla molida; 1/2 cucharada de vinagre; aceite para freír

Elaboración

Fríe el pollo en aceite abundante y muy caliente y cuando esté bien doradito, lo sacas y lo reservas; pela y pica un trozo grande de jengibre, el cebollino y el cilantro. En un cazo o cazuela baja, echa el jengibre, el cilantro, el cebollino, el azúcar y la guindilla, añade la salsa de soja y 4 cucharadas de agua, ponlo a fuego lento y remueve con una cuchara hasta que se haya disuelto bien el azúcar. Añade entonces el vinagre y mézclalo todo.

Sírvelo poniendo el pollo en una fuente con la salsa por encima y decorado con cebollino, cilantro y jengibre picados.

Pollo con champiñones y almendras (Celia)

POLLO CON CHAMPI Y ALMENDRAS

Esta vez quiero compartir con vosotras una receta de pollo, aunque quizás no demasiado original, sí con un sabor muy tradicional y casero.

Y lo hago pensando en mi madre, pues el tema de las almendras es muy suyo, ya que las pone tanto fritas  para el aperitivo, como en picadillo con ajo y perejil para el potaje o las utiliza para guisos, de carne o de pescado. Y, cómo no, también  molidas para tortadas, pastelitos de boniato y  otros dulces.

Ingredientes para 4/6 personas

Pollo de corral  troceado; champiñones; 4 dientes de ajo;  perejil; 50 gr de almendras; tres rebanadas de pan del día anterior (pero que no esté duro); un higadito de pollo; vino blanco; un huevo duro; sal, pimienta y aceite de oliva.

Preparación

Freímos las almendras, el higadito y el pan y lo ponemos todo junto en un mortero. Añadimos los ajos y el perejil para hacer el picadillo.

Salpimentamos el pollo y lo doramos bien  en aceite muy caliente.

Añadimos el picadillo, le damos una vueltecita y rápidamente echamos los champis cortados a trocitos. Cuando estén dorados añadimos el vino blanco y dejamos cocer a fuego medio. Cuando  el vino haya reducido, el guiso estará listo.

Justo antes de servir añadimos un huevo duro muy picadito.

Espero que os guste…