Pudín de merluza (Alicia)

Pudin de merluza

Este pastel de pescado, en este caso de merluza y atún, es una receta tradicional que admite gran cantidad de variantes y de formas de hacerlo. Puede tomarse como un primer plato, frío o caliente. Esta receta es fría y va acompañada de mahonesa, también queda muy bueno con una crema de verduras. Además, se puede dejar preparado de un día para otro. En mi opinión, así es como queda mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

1/2 Kg de merluza; 2 latas de atún; tomate frito (opcional); mantequilla;  100 ml leche Ideal; 3 huevos; cebolla; sal y pimienta.

Preparación

Cocemos el pescado, lo escurrimos bien del agua de cocción y lo desmigamos.

Pochamos la cebolla lentamente con cuidado que no se queme y se quede blandita.

Untamos un molde tipo plumcake con mantequilla.

En un bol batimos los huevos, la leche, añadimos la merluza y el atún bien escurrido y la cebolla pochada.

Una vez lo tengamos todo mezclado lo salpimentamos y añadimos un poco de tomate frito para dar color.

A continuación lo vertemos en el molde elegido  previamente untado con mantequilla y lo metemos al horno , a temperatura de 180º  durante unos 30 minutos (aunque el tiempo depende del horno).  Para saber si está listo se pincha un palillo en el centro, si sale limpio es que ya está.

Se deja enfriar, se le da la vuelta como a un flan y se adorna.

Calamares en su tinta (Ana)

Calamares en su tinta

Hay muchas formas de preparar calamares, pero en su tinta es lo más sencillo y más tradicional que podemos encontrar.

Como en el caso de muchas recetas tradicionales, cada maestrillo tiene su librillo, y casi ninguna receta es igual a otra, y la de los calamares en su tinta es una de ellas. En mi caso es la típica receta que lleva preparando mi madre toda la vida y lleva consigo muchos de los mejores recuerdos de esta época…

Ingredientes para 6 personas

1 kilo de calamares a ser posible nacionales (mucho más caros pero no hay color con los chilenos, etc..); 2 cebollas; 2 dientes de ajos; 2 tomates pelados y hechos puré; 2 o 3 bolsas de tinta de calamar; 1 vaso de vino tinto (que sea bueno); 1 cucharada de café de harina; caldo de pescado o agua; pan frito; huevo duro; aceite; sal y pimienta

Preparación

Lavar y limpiar bien los calamares, cortarlos en anillas y dejarlos escurrir.

Poner a pochar 2 cebollas con dos dientes de ajos cortados muy finos. Cuando estén doraditos añadir 2 tomates maduros y hechos casi puré.

Cuando el tomate esté frito, echar el calamar y remover.

Mientras, las tintas se machacan en un mortero con un vaso de vino tinto y una cucharadita de café de harina bien disuelto.

Se añade a los calamares y el mismo mortero se llena de caldo de pescado o de agua y se añade al guiso, cuando empiece a hervir, se prueba de sal y se le añade al gusto con un poco de pimienta recién molida.

Dejar cocer hasta que estén blanditos.

Freír unas rebanadas de pan del día anterior.

Como guarnición, lo típico es un arrocito blanco de los de toda la vida.

Pencas de acelga con berberechos (Marta)

acelgas-con-berberechos_1

Como de costumbre, también esta receta viene asociada a gratos recuerdos, en este caso de la época en que retomé el contacto con mis antiguas compañeras de Clarín, la primera agencia donde trabajé. María, tan dispuesta y amorosa como siempre, consiguió que Marisa, Isabel, ella y yo nos reuniéramos después de 14 años y cenáramos juntas una vez al mes. Fue una época muy divertida. Nos juntábamos, nos poníamos al día en asuntos amorosos, en cosas de trabajo y, además, en restauración, asunto en el que mis tres amigas estaban muy puestas ya que, unas por trabajo y otra porque incluso tenía alguna inversión en el sector hostelero, se pasaban el día probando restaurantes.

María fue quien nos llevó a aquella estupenda taberna del barrio de Salamanca donde probé esta receta. Tengo que confesar que cuando la vi en la carta me pareció una combinación una poco raruna, equivalente a esos platos de Mar y montaña que siempre me han tirado para atrás. Contra todo pronóstico, estaba buenísima, así que os lo traigo para convertiros también a vosotros a esta nueva religión acelgoberberberechiana de la que seguro muy pronto seréis adeptos.

Ingredientes para 4 personas

Un manojo grande de acelgas; una lata de berberechos (de las buenas o, si lo preferís, berberechos cocidos al vapor); 1/2 cebolla; 3 dientes de ajo; 1/2 cucharada de harina; 1/2 cosita de vino blanco; aceite; sal y cebollino o perejil para decorar

Elaboración

Separamos las pencas de las acelgas, dejando las hojas para otra preparación; les quitamos las hebras y las cortamos en trozos no muy grandes. Las ponemos a cocer en agua con sal durante 10 minutos. Colamos y reservamos las pencas por un lado y el caldo por otro. Abrimos la lata de berberechos y dejamos el caldo también apartado. En una sartén, ponemos un fondo de aceite y sofreímos la cebolla y el ajo. Cuando la cebolla empieza a ponerse transparente, añadimos las pencas cocidas y rehogamos un minuto, después añadimos la harina y, antes de que se queme, echamos el vino blanco y removemos. Cuando el vino comienza  evaporar el alcohol (lo notaréis porque ya no huele), añadimos el caldo de los berberechos y, si es necesario, un poco del agua de cocción de las acelgas. Lo dejamos cocer todo junto durante un par de minutos, añadimos los berberechos y, tras darle un par de vueltas para que se calienten, rectificamos de sal  y servimos con el cebollino o perejil por encima.

Guiso de rape con almendras (Celia)

guiso de rape_1

Como creo que tendemos a abusar de la carne como fuente de proteínas, creo que esta receta puede interesar a quienes como a mi, les encanta el pescado pero les cuesta prepararlo.

Para mi el rape es un pescado especial ya que me trae recuerdos de mi yaya, pues ella, que siempre que podía se ofrecía a preparar o hacer cualquier cosa que pudiera agradar, preparaba un arroz con rape y coliflor que nos comíamos las dos mano a mano y que me volvía loca. Pero como esa receta no la sé hacer, os propongo otra que hace mi madre y que también me encanta.

Ingredientes para 6 personas

Un par de patatas, un rape entero cortado en rodajas, ajos, perejil , almendras y un tomate. Para el fumet: huesos y cabeza de rape.

Preparación

Prepara un fumet con la cabeza de rape.  Yo lo hago sencillo, simplemente un caldo corto cociendo los huesos y cabeza del rape en agua con sal. Si quieres hacer un caldo de pescado con  más fundamento, puedes añadirle otros pescados o cangrejos, chirlas, un puerro, cebolla, laurel…

Mientras, fríe las patatas a rodajas no muy finas en aceite de oliva. Luego fríe el hígado  y  las rodajas de rape rebozadas en harina.  A continuación, sofríe un picadillo de ajo, perejil y almendra. Añade un tomate rallado y dale una vueltecita. Coloca las patatas, sobre ellas las rodajas de rape y el fumet de pescado que consideres. No te pases que no debe quedar muy caldoso. Que cueza unos 15 minutos a fuego vivo. Y ¡listo!

Bonito encebollado (Alicia)

Bonito ebcebollado_2

Ahora que parece que el frío se ha ido de verdad, empiezo a sentir ese agradable cosquilleo que anuncia el verano… y es que ¿a quién no le gusta el verano? A mi me trae recuerdos de alegría y felicidad. Cuando éramos pequeños ( y no tan pequeños) nos juntábamos con mi prima, mis tíos y mi amama, desde junio (por San Juan ) hasta que volvíamos a empezar el colegio…Era muy divertido: por la mañana, playa, por la tarde, monte, con sus chorizos al palo unos días y otros una buena chocolatada o tortilla de patatas cuando íbamos con los hermanos mayores, otros días, bici . El verano es la época del bonito del norte y por eso lo comíamos todas las semanas, unas veces con tomate, otras en marmita o encebollado de muchas formas. Hoy os voy a dar una receta fácil y una muy buena forma de comer pescado. Antes los bonitos sólo se comían en temporada pero ahora los encuentras en cualquier época del año.

Ingredientes para 4 personas

800 grs de bonito; 3 cebollas grandes;  5 pimientos verdes italianos; sal; aceite

Preparación

Partimos las cebollas y los pimientos verdes en juliana. En una sartén o cazuela ponemos una buena chorretada de aceite y a fuego lento vamos rehogando la verdura con un poco de sal. Cuanto más bajo  pongas el fuego, mejor te quedara el rehogado.

En una sartén echamos unas gotas de aceite y sellamos el bonito por los dos lados cuidando que no se queme

A continuación el bonito se pone en la cazuela o sartén del encebollado y se deja unos minutos, cuidando que no se pase.

¡No sabéis qué rico está!

Dorada a la sal (Alicia)

DORADA A LA SAL OK

Hoy os traigo un plato tan fácil que solo tiene dos ingredientes: pescado y sal. La cocina a la sal es una de las formas más sencillas (y antiguas) de realzar el sabor natural de una carne o un pescado, dejándolos increíblemente jugosos.

Esta receta solo tiene un secreto o, mejor dicho, solo tiene dos. El primero se llama materia prima: tenéis que comprar una dorada fresca, con escamas plateadas y lustrosas, con ojos brillantes y el cristalino bien transparente. El segundo secreto también tiene que ver con los ojos y es un truco para saber cuándo está el pescado en su punto justo y hay que sacarlo. Seguid leyendo y lo sabréis.

Ingredientes para 4 personas

2 doradas de unos 800 gr; un paquete de sal gorda para hornear.

Preparación

Pedimos al pescadero que nos prepare las doradas para hacerla a la sal; la mayoría te las dejará con todo, escamas y tripas incluidas. Pero, si no quieres tener que quitar la tripa una vez cocinada la dorada, mejor pedirle a tu pescadero que te la quite pero sin abrir demasiado el pescado. De esta manera no entrará sal y te evitarás el engorro de limpiar el pescado antes de servirlo.

En la fuente del horno ponemos la sal y encima las doradas y las cubrimos por completo pero dejando los ojos al descubierto.

la foto 1 (2)

Esta va a ser nuestra señal de que la dorada está lista: cuando los ojos se vuelven grisáceos, hay que sacarla. Más o menos unos 20 ó 30 minutos a una temperatura de unos 200 grados.

Limpiamos la dorada de sal, que  sale fácilmente, las preparamos, emplatamos y listo. Podéis acompañarlas de unas patatas panaderas, unas patatas cocidas o una ensalada.

Atún y verduras al wok (Celia)

foto receta atun_1 foto receta atun_2 foto receta atun_3

 

Esta receta la improvisé un día que no sabía ya ni qué hacer para cenar. Siempre pienso que comemos poco pescado, así que preparé algo para acompañar al atún, que nos encanta. Quería usar brócoli, con ese color tan bonito….y quería poner rojo, que con el verde vibra de esa manera tan especial: ¡pimiento!. Y para enriquecer la gama y matizar, algo de amarillo: ¡más pimiento!

Luego, para darle un airecito oriental: soja, wasabi…..y ya : )

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

Un pimiento rojo, uno verde y uno amarillo. Una cebolla grande. Brócoli. Dos rodajas gordas de atún. Salsa de soja y unas semillas de sésamo tostado.

Se cortan los pimientos y la cebolla (como en la foto) y se echan a la sartén o wok cuando el aceite esté muy caliente, moviendo continuamente.  Cuando estén dorados, pero no cocidos, se echa el brocoli y también se saltea. La verdura debe quedar crudita, es decir, “al dente”.

Se añade salsa de soja y cuando se va a servir, unas semillas de sésamo por encima.

Por otro lado se hace el atún* vuelta y vuelta. Nosotros lo tomamos con soja y wasabi.

* A veces cambio el atún por solomillo de cerdo en rodajas gorditas y a la plancha