Ajoblanco con uvas Moscatel (Marta)

Ajoblanco

Después de esta pertinaz sequía, no la que asola España (que también) sino la que ha hecho que nuestro blog esté árido de recetas desde el principio del verano, volvemos a la carga con un plato que, si os dais prisa, todavía podéis hacer antes de que se acaben del todo los calores y las uvas Moscatel. Es muy fácil y rapidita rapidita…

Esta receta viene, como tantas otras, de mi madre y me trae recuerdos de los veranos de mi infancia y juventud, cuando íbamos, a mediados de agosto, a comprar las primeras uvas Moscatel a Manilva y ya en el mismo puesto empezábamos a atacar los racimos que el agricultor nos ofrecía. Este año no he conseguido uvas de Manilva, así que he tenido que comprarlas de Alicante, que, sin ser como las malagueñas, tampoco están mal.

Otra opción también muy rica  para acompañar el ajoblanco es cortar melocotón en trocitos pequeños. Eso sí, si es de Calanda, de esos amarillos y duros que aún saben a melocotón, mucho mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

250 g de almendras crudas; 150-200 g de pan duro; 2 dientes de ajo; aceite, vinagre, sal y agua; un racimo de uvas Moscatel para acompañar

Preparación

Quitamos la corteza del pan, lo partimos en trozos grandes y lo ponemos en un bol a remojar con agua y un buen chorretón de vinagre. Al añadir el vinagre al agua del pan conseguimos que el ajoblanco no quede tan ácido.

En el vaso de la batidora vamos añadiendo las almendras, los ajos ( a los que previamente habremos quitado la parte central para que no repitan), el pan en trozos,  sal y un chorro de aceite. Una vez mezclado esto vamos añadiendo agua fría poco a poco hasta conseguir la textura deseada, que es la de una crema más clara que espesa. Si es necesario, añadimos un poco más de aceite. Es importante que se “sientan” los trozos de almendra, que esta no quede completamente triturada como sucedería si lo hacéis en Thermomix.

Una vez listo, se mete en la nevera hasta el momento de servir. Se acompaña con uvas Moscatel despepitadas y peladas.

 

Advertisements

Arroz caldoso de rape con almejas

Arroz caldoso de rape con almejas

Hola amigas, esta semana comparto con vosotros una receta que he aprendido de mi cuñado Paco. Él escuchó esta receta en la radio en uno de sus viajes a Alicante y, como es muy cocinero, a la primera oportunidad se puso manos a la obra y nos invitó a probar su “arroz con rape y almejas”. Me gustó tanto que le pedí la receta y ahora la comparto con vosotras.

Este tipo de arroz se puede hacer caldoso o meloso, depende de cómo os guste se añade más o menos caldo.

Ingredientes

Un vaso de vino blanco; un litro de caldo de pescado; un pimiento rojo; un pimiento verde; una cebolla; 2 hojas de laurel; una rama de cilantro fresco; dos cucharadas de tomate frito; una ñora picada; azafrán; sal y aceite de oliva

Rape: un trozo por persona; Almejas: 150 gr por persona

Elaboración

Sofreímos los pimientos pelados troceados pequeños, cuando se ablanden un poco añadimos la cebolla picada pequeña. Cuando el sofrito está hecho añadimos el laurel, la ñora picada y el tomate frito, removemos todo bien.

Colocamos el rape encima del sofrito 2-3 minutos por cada lado hasta que quede blanco. Echamos el vaso de vino blanco, removemos y dejamos que evapore un poco. Añadimos el caldo de pescado y cocemos 15-20 min a fuego medio.

Tras ese tiempo de cocción, echamos el arroz y bajamos el fuego para cocer a fuego lento. Cuando lleve 15 minutos añadimos el cilantro fresco bien picado y las almejas. Dejamos cocer hasta que todas las almejas se abran y apagar. Dejamos reposar 5 minutos y servimos en platos hondos.

¡¡Os aseguro que es muy fácil de hacer y está buenísimo!!

Calamares en su tinta (Ana)

Calamares en su tinta

Hay muchas formas de preparar calamares, pero en su tinta es lo más sencillo y más tradicional que podemos encontrar.

Como en el caso de muchas recetas tradicionales, cada maestrillo tiene su librillo, y casi ninguna receta es igual a otra, y la de los calamares en su tinta es una de ellas. En mi caso es la típica receta que lleva preparando mi madre toda la vida y lleva consigo muchos de los mejores recuerdos de esta época…

Ingredientes para 6 personas

1 kilo de calamares a ser posible nacionales (mucho más caros pero no hay color con los chilenos, etc..); 2 cebollas; 2 dientes de ajos; 2 tomates pelados y hechos puré; 2 o 3 bolsas de tinta de calamar; 1 vaso de vino tinto (que sea bueno); 1 cucharada de café de harina; caldo de pescado o agua; pan frito; huevo duro; aceite; sal y pimienta

Preparación

Lavar y limpiar bien los calamares, cortarlos en anillas y dejarlos escurrir.

Poner a pochar 2 cebollas con dos dientes de ajos cortados muy finos. Cuando estén doraditos añadir 2 tomates maduros y hechos casi puré.

Cuando el tomate esté frito, echar el calamar y remover.

Mientras, las tintas se machacan en un mortero con un vaso de vino tinto y una cucharadita de café de harina bien disuelto.

Se añade a los calamares y el mismo mortero se llena de caldo de pescado o de agua y se añade al guiso, cuando empiece a hervir, se prueba de sal y se le añade al gusto con un poco de pimienta recién molida.

Dejar cocer hasta que estén blanditos.

Freír unas rebanadas de pan del día anterior.

Como guarnición, lo típico es un arrocito blanco de los de toda la vida.

Pelotas de cocido o albóndigas para la paella (Celia)

Pelota para el cocido

Como muchas otras en nuestro idioma, la  palabra envolver tiene varios significados. Una de las definiciones que he encontrado dice:

“Cubrir un objeto o persona rodeándolo y ciñéndolo de tela, papel u otra cosa análoga”.

Y esto es lo que haremos en esta receta: envolver literalmente una serie de ingredientes con hojas de col verde para añadirlas al cocido o para tomar solas.

Y como la palabra, que puede dar lugar a varias interpretaciones (dejarse envolver por la música o por una sensación), este conjunto de ingredientes puede, en sentido figurativo, envolver de sabor a otro gran plato de la cocina valenciana que es la paella. Pues se pueden hacer pequeñas bolitas con la carne de las pelotas (comúnmente llamadas albóndigas) y añadir a la paella justo después de poner el agua para que se cueza el arroz. El punto de sabor que le aportan es…..definitivo.

Ingredientes (para 6 personas)

Hojas de col verde; azafrán; 800gr de carne picada (mitad de cerdo, mitad de ternera);  media barra de pan duro; un trocito de tocino;  un higadito de pollo; la ralladura de un limón; perejil picado; piñones a trocitos;  sal; pimentón;  pimienta negra y blanca molida;   nuez moscada; canela y un huevo.

Elaboración

Se pone el pan en remojo y cuando esté bien empapado se escurre y se mezcla con la carne, el tocino y el higadito bien picados y el resto de ingredientes. Se amasa y se forman las pelotas que envolveremos con las hojas y ataremos con palillos o cuerda.

Se ponen las pelotas en una olla, se añade agua hasta que casi las cubra (se puede añadir también una zanahoria, patata, nabo, boniato, o lo que se quiera al caldo), se echa el azafrán y se cuecen.

Estas pelotas también son un ingrediente esencial del cocido valenciano ( que os contaré otro día) y,  como ya he comentado, la misma mezcla de la carne se utiliza para hacer albóndigas que se añaden a la paella y le aportan un toque especiado muy especial.

Arroz caldoso de temporada (Celia)

arroz-caldoso

Acostumbrados como estamos a tener acceso a alimentos de todo el mundo y en cualquier momento, puede que nos cueste creer que no hace tanto no era así. Antes, algunos platos se hacían sólo en determinadas épocas del año, en función de las verduras de temporada de las que se podía disponer.

El arroz que nos ocupa puede hacerse “de verano” o de “invierno”  según las verduras de que dispongamos.

Ingredientes para 6 personas

Base para el arroz caldoso:

Cuatro trozos pequeños de pollo; medio conejo troceado ( a ser posible con la cabeza); unos trocitos de costilla de cerdo (opcional); dos o tres dientes de ajo; un poco de perejil; un tomate rallado; un pimiento verde y medio pimiento rojo.

Para el de verano le añadimos un poco más de pimiento rojo, una berenjena y unos 300gr de judías verdes. Pero si queremos el de invierno pondremos 4 alcachofas, unos ajetes tiernos y dos puñados de guisantes .

Preparación

Se sala la carne y se sofríe junto con un par de ajos machacados. Se añade el pimiento a trocitos y los ajetes tiernos. Cuando esté dorado todo se echa un picadillo de ajo y perejil y luego un tomate rallado. Se da una vueltecita y se va añadiendo la verdura a trozos pequeños. Primero las judías o guisantes, por último la berenjena ( las alcachofas mejor dejarlas para el final, pues necesitan menos tiempo). Se añade agua y se deja cocer a fuego lento una media hora.

Luego se rectifica de sal y se añade un puñado de arroz por persona y se deja que cueza de 15 a 20 min.

Este arroz debe servirse enseguida, pues de lo contrario se empasta. Es preferible que repose en el plato.

Codornices estofadas (Ana)

codornices-estofadas_2

Como bien sabréis (porque sois todas muy listas), un estofado es un proceso culinario en el cual un alimento, que se echa crudo en la cazuela , es sometido a cocción a fuego lento en un recipiente cerrado durante un cierto tiempo. El resultado final es un guiso muy aromático y sabroso y sobre todo sanísimo.
Partiendo de esta sencilla técnica culinaria, os propongo para empezar bien el año unas codornices estofadas. Una receta que nos sirve como plato único o bien como ingrediente principal de otras elaboraciones como pueden ser ensalada de codorniz estofada o croquetas de codornices estofadas.

Ingredientes para 4 personas
8 codornices frescas; 2 cebolletas o cebollas grandes; 1 vaso de vinagre de Jerez (del bueno); 1 vaso de vino blanco; aceite de oliva virgen; 3 ajos; 2 hojas de laurel; sal; unos granos de pimienta.

Elaboración 
Limpiamos de los restos de plumas las codornices. Sazonamos y colocamos en el interior de una cazuela amplia sobre una base de aceite. Pelamos y cortamos en láminas los ajos y la cebolleta. Los echamos sobre las codornices junto con las hojas de laurel y cuatro o cinco granos de pimienta, el vinagre y el vino. Tapamos la cazuela y ponemos a fuego alto. En cuanto empiece a hervir, bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer durante 30 o 40 minutos.
Comprobamos que la carne de las codornices está tierna, retiramos del fuego, con la tapa puesta y dejamos templar unos minutos.
Rectificamos el punto de sal, si hiciera falta, servimos y degustamos.

Ensaladilla rusa (Celia)

Ensaladilla rusa

Con los calores, llegan las recetas frías, el descontrol de horarios y las ganas de vacaciones. Así que, después de que las últimas recetas hayan tardado más de la cuenta en llegar al blog (o en algún caso, ni hayan llegado) hemos decidido entre todas las amigas parar hasta septiembre, mes en el que volveremos con nuevas ganas y recetas. Como despedida, una receta de Celia veraniega donde las haya, de esas que no pueden faltar en nuestra nevera. Os dejo con ella.

Y ¿por qué rusa?, me pregunto yo. Pero sí, rusa porque parece ser que fue un cocinero ruso quien la inventó. Lo que no creo es que los ingredientes originales sean los mismos que en nuestra ensaladilla típica, que es la que yo os voy a contar.  Y estoy segura que versiones habrá mil.

Ya sé que la ensaladilla no es un plato muy misterioso. De hecho no estaba dentro de mi “repertorio” habitual, y si ahora ocupa un lugar relevante entre las comidas de verano es porque, cuando la hago, la ensaladilla alegra cualquier momento a los de mi familia que, como muchos, diafrutan con las comidas frías cuando llega el calorazo.

La ensaladilla es pues, una buena opción para el periodo estival, no sólo porque es versátil ( sirve de tapa, aperitivo, comida o cena) y práctica ( se deja preparada en la nevera y se toma a discreción), sino porque además está muy rica.

Ingredientes para 4-6 personas

3 paratas grandotas; dos zanahorias; un puñado de guisantes; atún de lata;  aceitunas manzanilla rellenas o con  sabor a anchoa; un par de huevos duros y mayonesa casera (huevo, aceite de oliva suave, vinagre y sal)

* Imprescindibles unos picos, regañás o rosquilletas para acompañar.

Preparación

Hierves las patatas y las zanahorias en agua cos sal. Cuando casi estén cocidas echas los guisantes y dejas que cuezan unos 10 minutillos.

Lo escurres todo y que se enfríe. Entonces troceas o machacas las patatas y zanahorias y  añades los guisantes, el atún desmigado, el huevo duro y las aceitunas a trocitos. Mezclas todo con la mayonesa, lo pones en un bol con poco de mayonesa por encima y lo adornas a tu gusto con huevo rallado o pimientos rojos asados, aceitunas, pepinillos…

¡Buen verano y hasta septiembre!