Calamares en su tinta (Ana)

Calamares en su tinta

Hay muchas formas de preparar calamares, pero en su tinta es lo más sencillo y más tradicional que podemos encontrar.

Como en el caso de muchas recetas tradicionales, cada maestrillo tiene su librillo, y casi ninguna receta es igual a otra, y la de los calamares en su tinta es una de ellas. En mi caso es la típica receta que lleva preparando mi madre toda la vida y lleva consigo muchos de los mejores recuerdos de esta época…

Ingredientes para 6 personas

1 kilo de calamares a ser posible nacionales (mucho más caros pero no hay color con los chilenos, etc..); 2 cebollas; 2 dientes de ajos; 2 tomates pelados y hechos puré; 2 o 3 bolsas de tinta de calamar; 1 vaso de vino tinto (que sea bueno); 1 cucharada de café de harina; caldo de pescado o agua; pan frito; huevo duro; aceite; sal y pimienta

Preparación

Lavar y limpiar bien los calamares, cortarlos en anillas y dejarlos escurrir.

Poner a pochar 2 cebollas con dos dientes de ajos cortados muy finos. Cuando estén doraditos añadir 2 tomates maduros y hechos casi puré.

Cuando el tomate esté frito, echar el calamar y remover.

Mientras, las tintas se machacan en un mortero con un vaso de vino tinto y una cucharadita de café de harina bien disuelto.

Se añade a los calamares y el mismo mortero se llena de caldo de pescado o de agua y se añade al guiso, cuando empiece a hervir, se prueba de sal y se le añade al gusto con un poco de pimienta recién molida.

Dejar cocer hasta que estén blanditos.

Freír unas rebanadas de pan del día anterior.

Como guarnición, lo típico es un arrocito blanco de los de toda la vida.

Pollo a la canela (Ana)

pollo-a-canela

En casa soy más de cocinar carne de pollo que de otra clase. Primero porque me resulta muy fácil, casi no tiene grasa y puedes cocinarlo cada día de una manera distinta porque se adapta muy bien a sabores diferentes.

Este de hoy está inspirado en una receta que leí en internet pero que ya se ha convertido en un clásico de mi cocina. a mis hijos les encanta así, con patata, pero os doy la opción de no ponerla, ya que cuando invité a nuestra amiga Marta a probarlo a ella le pareció que la patata sobraba…ya me contaréis qué os parece.

Ingredientes

1 pollo en trozos; canela en rama; canela molida; comino; puerros; cebollla; ajo; un vaso de vino blanco; dos manzanas; 2 patatas (opcional)

Elaboración

Echamos aceite en una cazuela, freímos el pollo y cuando está dorado lo quitamos y reservamos. Después troceamos el puerro, la cebolla y ajo y, continuación, las patatas si es que hemos decidido incorporarlas a la receta. Pochamos todo en el mismo aceite que hemos utilizado para dorar el pollo y que contiene todo su sabor. Cuando ya están pochadas, añadimos el pollo y regamos con un vaso de vino blanco. Añadimos entonces la canela en rama, una cucharada de canela molida y una pizca de comino. Dejamos cocer a fuego suave unos 15 min y después añadimos las manzanas troceadas. Dejamos reposar unos 2o minutos para que se potencien bien todos los sabores.

Codornices estofadas (Ana)

codornices-estofadas_2

Como bien sabréis (porque sois todas muy listas), un estofado es un proceso culinario en el cual un alimento, que se echa crudo en la cazuela , es sometido a cocción a fuego lento en un recipiente cerrado durante un cierto tiempo. El resultado final es un guiso muy aromático y sabroso y sobre todo sanísimo.
Partiendo de esta sencilla técnica culinaria, os propongo para empezar bien el año unas codornices estofadas. Una receta que nos sirve como plato único o bien como ingrediente principal de otras elaboraciones como pueden ser ensalada de codorniz estofada o croquetas de codornices estofadas.

Ingredientes para 4 personas
8 codornices frescas; 2 cebolletas o cebollas grandes; 1 vaso de vinagre de Jerez (del bueno); 1 vaso de vino blanco; aceite de oliva virgen; 3 ajos; 2 hojas de laurel; sal; unos granos de pimienta.

Elaboración 
Limpiamos de los restos de plumas las codornices. Sazonamos y colocamos en el interior de una cazuela amplia sobre una base de aceite. Pelamos y cortamos en láminas los ajos y la cebolleta. Los echamos sobre las codornices junto con las hojas de laurel y cuatro o cinco granos de pimienta, el vinagre y el vino. Tapamos la cazuela y ponemos a fuego alto. En cuanto empiece a hervir, bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer durante 30 o 40 minutos.
Comprobamos que la carne de las codornices está tierna, retiramos del fuego, con la tapa puesta y dejamos templar unos minutos.
Rectificamos el punto de sal, si hiciera falta, servimos y degustamos.

Zanahorias encurtidas (Ana)

 

 

zanahorias-encurtidasHay veces en las que una encuentra la inspiración para cocinar en un recuerdo, en un libro,  en un restaurante, viendo una película o hablando con amigos.  Pero otras veces no se trata de inspiración sino que te encuentras de bruces con la receta. Y eso es lo que me pasó a mí con estas riquísimas zanahorias encurtidas, que probé por primera vez en casa del amigo de un amigo de nombre Álvaro y que me sedujeron desde el minuto uno. De hecho,  tuve que emplear todas mis dotes de persuasión para que me revelara la receta. Pero lo mejor es que son tan fáciles de hacer que da hasta vergüenza…

Ingredientes para 6-8 personas

1 kilo de zanahorias; 1 diente de ajo; sal y pimienta; 200 ml de aceite d oliva virgen; 160 ml de vinagre; 90 gr de azúcar; perejil, menta y orégano al gusto; un chile rojo (opcional).

Elaboración

Rallar o cortar en bastoncillos no muy grandes las zanahorias, añadir el diente de ajo muy picado, sal y pimienta. Añadir el aceite, el vinagre, el azúcar, perejil, menta y orégano al gusto y un chile rojo (esto es opcional y de mi cosecha, pero me encanta el toque picante que le da).

Remover y dejar macerar unas tres horas como mínimo hasta servir. Probadlas. ¡Están increíbles!

Patatas “Ay Jesús que me ahogo” (Ana)

patatas ay Jesús_3

No sé si a vosotras os pasa igual, pero yo nunca me canso de las patatas, nunca. Siempre estoy inventando recetas nuevas, investigando maneras distintas de cocinarlas, probando texturas… porque nunca me harto de ellas ni de los distintos sabores que este alimento tan básico puede alcanzar. Hoy os traigo una receta familiar y que mis hijos me suplican que haga cada dos por tres.

Como todas sabéis, la patata vino de América y se introdujo en España gracias a los conquistadores. Hoy en día las podéis encontrar de montones de clases: amarillas, blancas, rojas, moradas, rosas e incluso azules (como por ejemplo las de la Provenza); grandes pequeñas, redondas, alargadas… pero todas, bien cocinadas, resultan deliciosas. Además,  son perfectas como acompañamiento, como aperitivo o como plato principal, están riquísimas, son baratas y gustan a niños y mayores…¿qué más se le puede pedir a un alimento? Probad esta nueva y sencilla receta…bien churruscaditas están de muerte y vuestros invitados se rendirán.

Ingredientes para 6 personas

12 patatas medianas ; 8 dientes de ajo ; 10 cucharadas de aceite de oliva virgen extra; un buen caldo o en su defecto, cualquiera de los que viene en Tetrabrik; harina; queso parmesano rallado; sal  y un poco de pimienta negra recién molida

 Tiempo de preparación: 50 min

Preparación

1. Encendemos el horno normal a 220º.

2. Lavamos bien las patatas para quitarles la tierra que puedan tener pero no las peléis si no queréis (aunque yo lo hice)

3. Cortad las patatas  en láminas ni muy gruesas ni muy finas

4. Id friéndolas  en la sarten con el aceite de oliva por tandas, hasta que estén blanditas. Luego las ponéis  en una fuente refractaria.

En otra sarten, echad aceite y cortad los ajitos en cuadraditos muy pequeños, freídlos sin que se quemen y, cuando estén doraditos, añadid harina, removed y a continuación, echad el caldo, salpimentad, dejad que se reduzca y echadlo encima de las patatas. Por último, rallamos una buena cantidad de queso parmesano y horneamos hasta que estén hechas.

¡Os van a encantar!

 

Tartar de salmón (Ana)

Tartar de salmón

Hola chicas, me ha costado, pero ya estoy aquí con mi nueva receta.

Ahora que llega el buen tiempo y para compensar los atracones de las vacaciones, me he rendido a la evidencia: hay que meterse en cintura antes de que sea demasiado tarde. Pero sin sufrir, solo cuidarme un poco y moverme de mi amado sofá. Y para empezar bien, os traigo un ligero y refrescante tartar de salmón, muy  fácil de hacer y que resulta riquísimo.

Ingrediente para 4  personas

320 gr de salmón crudo; 100 gr de salmón ahumado; un puñadito de alcaparras; 3 ó 4 pepinillos en vinagre muy picados; unas gotas de Tabasco (aunque he descubierto en Mercadona una salsa que se llama Valentina, oriunda de México, que está buenísima y me gusta mucho más que el Tabasco); eneldo picado; 1 cucharada de zumo de limón; 1 cucharada de zumo de naranja; 1 chalota muy picada o una cebolla roja; un chorrito de aceite de oliva virgen extra; sal y pimienta

Preparación 

Cortamos el salmón en cuadraditos muy pequeños y lo más iguales posibles, añadimos el resto de ingredientes, aliñamos con el zumo de limón, el de naranja, el aceite, la sal y la pimienta (éstas con moderación, ya que el salmón ahumado es de por sí sabroso), mezclamos y refrigeramos hasta la hora de comer.

¡Buen provecho!

Curry tailandés de pollo (Ana)

Curry de pollo

¡Hola chicas! Aquí estoy de nuevo con mi tercera receta in extremis. Finalmente me he decidido por un pollo al curry al estilo tailandés, que es, ahora mismo, de entre las cientos de recetas que hay de la misma, la que más nos gusta tanto a mis hijos como a mi… y a cualquiera que venga a nuestra humilde morada y tenga la suerte de que sea el menú del día.

Se trata de una receta que los tailandeses han ido modificando poco a poco con ingredientes usados en función de la zona en la que se elabora. Pero cualquiera de ellos se puede encontrar ya en todos los grandes supermercados, y si alguno no lo encontráis, pues lo suprimís y lo sustituís por otro, que es básicamente lo que yo hago.

Ingredientes para 6 personas

3 pechugas de pollo;  harina; aceite; 1 cebolla; 2 dientes de ajo;  1 calabacín;  1 pimiento rojo; 1 bote de coco para cocinar; agua; pasta de curry verde; pasta de curry rojo; setas shiitake; menta fresca; cilantro; jengibre;  1 lima para rallar

Preparación

Trocear las pechugas en trozos más o menos del mismo tamaño, pasarlos ligeramente por harina con un poco de sal y pimienta.

En una cacerola calentar el aceite y freír el pollo hasta que esté bien doradito. Sacar el pollo y reservar.

Picar todas las verduras junto con el jengibre en trocitos pequeños y añadir al mismo aceite en el que habíamos dorado el pollo, rehogar y a continuación, añadir una buena cucharada de pasta de curry rojo y una de curry verde y dejar que se sofría todo, pero no demasiado. Añadir de vuelta el pollo. Cubrir con la leche de coco y rellenar el mismo bote de coco con agua y añadir, dejar que hierva.

Añadir entonces el cilantro y la menta muy picados y dejar cocer a fuego medio durante 15 minutos, más o menos.

Transcurrido ese tiempo, picar las setas shiitake y añadirlas al guiso. Pasados cinco minutos, rallar la lima, dejarlo unos minutos más y listo.

TRUCOS Y CONSEJOS

– Podéis utilizar curry en polvo, pero no tiene nada que ver con el sabor que le da la pasta de curry, mi marca favorita es AROY-D y la podéis encontrar en las tiendas especializadas de comida asiática.

– Acompañadlo de arroz basmati o thai y de una cerveza muy fría ¡para calmar el picante!