Bacalao dourado (Alicia)

image3

El bacalao me encanta: es un pescado blanco que supone una buena fuente de vitaminas, entre las que destacan la B1, B2, B6 y B9  y  es rico en minerales como el potasio y el fósforo.

La receta de hoy es típica portuguesa y muy fácil de hacer. El otro día, Carlos me sorprendió con este plato que preparó en menos de 20 minutos (con patatas paja de bolsa) y bacalao desalado desmigado. Estaba buenísimo, así que hoy he decidido hacerlo para vosotros.

Ingredientes

400 g de bacalao desalado desmigado; 4 patatas o 1 bolsa de patatas paja de bolsa;1 cebolla; 4 ó 6 huevos; aceite de oliva; sal; perejil o cilantro

Preparación

Si te decides a hacer tú las patatas, se pelan las patatas, se cortan con una mandolina en tiras finas aproxima 1 ml, se reservan en agua hasta que se frían y se secan bien antes de freírlas.

Se pela la cebolla y se parte en juliana muy fina

En una sartén, se pone aceite para pochar la cebolla con un poco de sal ( cuidado con la sal, el bacalao ya tiene mucho).

Se añade el bacalao troceado y se saltea un par de minutos.

A continuación, se añaden las patatas y se mezcla durante 2 minutos.

Y por último, los huevos batidos que removeremos con cuidado para que el plato no se seque.

Se emplata y se espolvorea con perejil, cilantro o nada.

Espero que os guste. A mí me encanta y, sobre todo, ¡¡¡que me lo hagan!!!

Advertisements

Ensalada de lentejas (Natacha)

ensalada de lentejas

¡Hola a todas! Hoy comparto con vosotras esta ensalada de lentejas que nos ha enseñado Maritza este verano.

Maritza es colombiana y es la hija de Lyda, quien ha sido mi apoyo y la segunda madre de mis hijos durante muchos años. Las dos son parte de mi familia. Las recetas que hacía Lyda y ahora Maritza, como los frijoles, las sopas, la yuca frita o los patacones siempre nos han gustado mucho y nos hemos acostumbrado al sabor del cilantro que acompaña a muchos de sus platos. También está receta lo lleva y para mi es lo que le da ese sabor especial.

Gracias, Maritza por compartir esta receta en nuestro blog. Es muy fácil de hacer, además de super sana.

Ingredientes (para 4 personas)

Un bote pequeño de lentejas cocidas; una cebolla morada grande o 2 pequeñas; un tomate grande; un aguacate; una rama grande de cilantro; aceite, sal, vinagre de vino

Preparación

Lavamos las lentejas con agua, escurrimos y reservamos.

Pelamos el tomate y lo cortamos en cuadrados pequeños, cortamos la cebolla y el aguacate de igual forma. Mezclamos todos los ingredientes, añadimos sal, aceite y vinagre. Cortamos el cilantro (las hojas y también los tallos que dan mucho sabor) , añadimos a la ensalada y mezclamos todo bien.

Refrescamos un rato en la nevera antes de servir.

Como veis, fácil, rápido y muy rico además de sano y nutritivo.

¡Espero que os guste!

Ajoblanco con uvas Moscatel (Marta)

Ajoblanco

Después de esta pertinaz sequía, no la que asola España (que también) sino la que ha hecho que nuestro blog esté árido de recetas desde el principio del verano, volvemos a la carga con un plato que, si os dais prisa, todavía podéis hacer antes de que se acaben del todo los calores y las uvas Moscatel. Es muy fácil y rapidita rapidita…

Esta receta viene, como tantas otras, de mi madre y me trae recuerdos de los veranos de mi infancia y juventud, cuando íbamos, a mediados de agosto, a comprar las primeras uvas Moscatel a Manilva y ya en el mismo puesto empezábamos a atacar los racimos que el agricultor nos ofrecía. Este año no he conseguido uvas de Manilva, así que he tenido que comprarlas de Alicante, que, sin ser como las malagueñas, tampoco están mal.

Otra opción también muy rica  para acompañar el ajoblanco es cortar melocotón en trocitos pequeños. Eso sí, si es de Calanda, de esos amarillos y duros que aún saben a melocotón, mucho mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

250 g de almendras crudas; 150-200 g de pan duro; 2 dientes de ajo; aceite, vinagre, sal y agua; un racimo de uvas Moscatel para acompañar

Preparación

Quitamos la corteza del pan, lo partimos en trozos grandes y lo ponemos en un bol a remojar con agua y un buen chorretón de vinagre. Al añadir el vinagre al agua del pan conseguimos que el ajoblanco no quede tan ácido.

En el vaso de la batidora vamos añadiendo las almendras, los ajos ( a los que previamente habremos quitado la parte central para que no repitan), el pan en trozos,  sal y un chorro de aceite. Una vez mezclado esto vamos añadiendo agua fría poco a poco hasta conseguir la textura deseada, que es la de una crema más clara que espesa. Si es necesario, añadimos un poco más de aceite. Es importante que se “sientan” los trozos de almendra, que esta no quede completamente triturada como sucedería si lo hacéis en Thermomix.

Una vez listo, se mete en la nevera hasta el momento de servir. Se acompaña con uvas Moscatel despepitadas y peladas.

 

Conejo a la sidra (Julia Morejón)

Conejo a la sidra

Como cualquier estudiante que vive fuera de casa hay momentos de crisis, de decir… pero, ¿qué como hoy? Esos momentos en los que ya estás harta de comer pollo a la plancha, pizza o espaguetis, que estás con el estrés de los exámenes, que echas a tu mami de menos y entonces empiezas a valorar el trabajazo que es tener siempre la comida pensada.

Un día de esos en que me apetecía cambiar de “lo de siempre” me fui al súper y compré un conejo (no preguntéis por qué), claro que después me entró la risa, porque yo nunca había cocinado algo así, no sabía ni por dónde empezar…

Total que me puse a pensar y con un poco de ajo que me quedaba y una botella de sidra pasada apañé un plato riquísiiimo, espero que os guste.

Ingredientes 

Conejo troceado (o pollo si se prefiere); ajo picadito (cantidad al gusto); sidra o vino blanco; tomillo; pimienta; azúcar y sal.

Preparación

En una sartén o cazuela ancha ponemos un buen chorro de aceite que cubra toda la superficie. Echamos los ajos picaditos, a fuego bajo-medio pues queremos que el aceite coja el sabor del ajo, no churruscarlos. Cuando veamos que los ajos empiezan a estar un poco dorados los retiramos y los reservamos para más tarde. Subimos un poco el fuego y ponemos los trozos de conejo (salpimentados), que se doren bien durante un rato (5-10 mins). Cuando vemos que el conejo ya está en doradito, añadimos los ajos y un buen chorro de sidra (un par de dedos). Ponemos el fuego al máximo y dejamos que el alcohol reduzca, añadimos tomillo, en caso de que veamos que está demasiado ácido por la sidra le añadimos un puñadito de azúcar para estabilizar el sabor.

Lo dejamos en el fuego sin tapa hasta que consideremos que el alcohol haya reducido y la salsa quede ligada.

Acompañado de unas patatas fritas está para chuparse los dedos! Así que … ¡manos a la obra!

Arroz caldoso de rape con almejas

Arroz caldoso de rape con almejas

Hola amigas, esta semana comparto con vosotros una receta que he aprendido de mi cuñado Paco. Él escuchó esta receta en la radio en uno de sus viajes a Alicante y, como es muy cocinero, a la primera oportunidad se puso manos a la obra y nos invitó a probar su “arroz con rape y almejas”. Me gustó tanto que le pedí la receta y ahora la comparto con vosotras.

Este tipo de arroz se puede hacer caldoso o meloso, depende de cómo os guste se añade más o menos caldo.

Ingredientes

Un vaso de vino blanco; un litro de caldo de pescado; un pimiento rojo; un pimiento verde; una cebolla; 2 hojas de laurel; una rama de cilantro fresco; dos cucharadas de tomate frito; una ñora picada; azafrán; sal y aceite de oliva

Rape: un trozo por persona; Almejas: 150 gr por persona

Elaboración

Sofreímos los pimientos pelados troceados pequeños, cuando se ablanden un poco añadimos la cebolla picada pequeña. Cuando el sofrito está hecho añadimos el laurel, la ñora picada y el tomate frito, removemos todo bien.

Colocamos el rape encima del sofrito 2-3 minutos por cada lado hasta que quede blanco. Echamos el vaso de vino blanco, removemos y dejamos que evapore un poco. Añadimos el caldo de pescado y cocemos 15-20 min a fuego medio.

Tras ese tiempo de cocción, echamos el arroz y bajamos el fuego para cocer a fuego lento. Cuando lleve 15 minutos añadimos el cilantro fresco bien picado y las almejas. Dejamos cocer hasta que todas las almejas se abran y apagar. Dejamos reposar 5 minutos y servimos en platos hondos.

¡¡Os aseguro que es muy fácil de hacer y está buenísimo!!

Pudín de merluza (Alicia)

Pudin de merluza

Este pastel de pescado, en este caso de merluza y atún, es una receta tradicional que admite gran cantidad de variantes y de formas de hacerlo. Puede tomarse como un primer plato, frío o caliente. Esta receta es fría y va acompañada de mahonesa, también queda muy bueno con una crema de verduras. Además, se puede dejar preparado de un día para otro. En mi opinión, así es como queda mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

1/2 Kg de merluza; 2 latas de atún; tomate frito (opcional); mantequilla;  100 ml leche Ideal; 3 huevos; cebolla; sal y pimienta.

Preparación

Cocemos el pescado, lo escurrimos bien del agua de cocción y lo desmigamos.

Pochamos la cebolla lentamente con cuidado que no se queme y se quede blandita.

Untamos un molde tipo plumcake con mantequilla.

En un bol batimos los huevos, la leche, añadimos la merluza y el atún bien escurrido y la cebolla pochada.

Una vez lo tengamos todo mezclado lo salpimentamos y añadimos un poco de tomate frito para dar color.

A continuación lo vertemos en el molde elegido  previamente untado con mantequilla y lo metemos al horno , a temperatura de 180º  durante unos 30 minutos (aunque el tiempo depende del horno).  Para saber si está listo se pincha un palillo en el centro, si sale limpio es que ya está.

Se deja enfriar, se le da la vuelta como a un flan y se adorna.

Risotto de espinacas, queso ahumado y nueces (Marta)

Risotto espinacas_1

Sabía que me iba a tocar subir receta al blog cuando empezara la dieta que estoy haciendo… y, sí, me tocó justo en la semana de depuración, cuando menos variedad de alimentos podía comer. La ley de Murphy.

Una vez resignada a lo inevitable (es decir, a no poder comerme lo que cocinaba) la verdad es que no fue tan complicado. Aproveché que Sara estaba en casa e improvisé un risotto con lo que había en la nevera para darle algo de comer que no fuesen batidos, purés o gazpachos.

Aquí tenéis el resultado. Aunque yo no lo probé, según Sara estaba muy rico.

Ingredientes para 4 personas

400 gr de espinacas (o, en su defecto, una bolsa); dos tazas de arroz; 1 litro de caldo verduras, a ser posible casero; medio vaso de vino blanco; media cebolla; dos dientes de ajo; un trozo de queso ahumado (tipo Idiazábal o incluso más blando); un puñado de nueces; aceite, sal y unas hebras de azafrán.

Preparación

Limpiamos las espinacas, retiramos los tallos y las cortamos en trozos no muy grandes. Cortamos la cebolla y el ajo en brunoise y los ponemos a dorar en una cazuela baja con aceite. Cuando están doraditos, añadimos el arroz y lo meneamos bien para que se empape del aceite. Cuando el arroz empieza a dorarse, añadimos el azafrán, dejamos que se tueste un poco y echamos el vino blanco de golpe. Cuando el vino se ha evaporado, empezamos a añadir el caldo previamente calentado poco a poco sin dejar de remover, para dejar salir todo el almidón y consegir ese efecto meloso que tienen los risottos.

Cuando veamos que el arroz está ya menos duro, empezamos a añadir las espinacas poco a poco y sin dejar de remover. Cuando el arroz está casi a punto añadimos el queso cortado en daditos y removemos para que se funda y se mezcle con el arroz. Por último, añadimos las nueces picaditas y algunas hebras de azafrán para decorar.

Ahora, a la mesa: hay que comerlo enseguida para que no se pegue ni se pase.