Ensalada de quinoa con fruta, verduras y frutos secos (Pepa Gurucharri)

IMG-20180429-WA0000

Hola, soy Natacha. Esta semana comparte receta con nosotros nuestra cuñada (mía y de Alicia) y amiga, Pepa Gurucharri. Desde su casa en pleno campo en Pilar de la Horadada nos propone una receta de  quinoa con verduras crudas y frutos secos muy fresca, nutritiva y tan natural como todo lo que hace.

Muchos conocéis a Pepa y quienes no la conozcáis debéis hacerlo cuanto antes. Pepa es la energía positiva en estado puro. Te quita los males del cuerpo y del alma mediante la   liberación del pericardio o la Osteopatía bioenergética celular. Y, ¿en qué consiste eso, os preguntaréis? Muy sencillo: ella, con sus manos y la energía que fluye de ellas, te mueve el pericardio para poner en orden todo tu organismo.

Así lo entiendo yo que lo he probado, pero creo que mucho mejor que explicarlo es sentirlo,  así que os recomiendo que contactéis con Pepa y probéis un tratamiento para entender lo que se siente. La podéis ver y contactar en  Facebook, “Casana Pepa Gurucharri”. ¡¡No os podéis perder un tratamiento suyo!!

image1

Ingredientes (para 4 personas)

Una taza de quinoa; medio pimiento rojo y medio verde; media cebolla roja; una rama de perejil; un trozo de apio; un aguacate; brotes de ensalada de varios tipos; un puñado de frutos secos variados; un puñado de alguna fruta deshidratada que os guste; aceite; vinagre balsámico o limón; sal y comino.

Elaboración

Hervimos la quinoa y reservamos (como explicamos en otra receta, hay que lavarla antes de hervirla).

Cortamos las verduras en trozos pequeños, machacamos los frutos secos y troceamos las frutas deshidratadas. Mezclamos todo con la quinoa.

Para el aliño, Pepa propone distintas opciones  según los gustos: puede aliñarse con aceite, sal y limón  o aceite, vinagre balsámico, sal y comino.

Espero que os guste y, sobre todo, que os animéis a probar un tratamiento de Pepa.

¡¡ Liberad vuestros pericardios!!

Advertisements

Orecchiette con brócoli, setas y salmón (Marta-Sara)

Orecchiette con brócoli, setas y salmón

¿No os pasa que de repente se os acumulan en la nevera alimentos de lo más variopinto a los que no sabéis cómo dar salida? A mi me pasa mucho y no hay nada que me guste más que conseguir casarlos todos en un solo plato y que encima esté rico y no sea un “foquerío”, como decimos en casa…

Claro que yo, en este caso, no tengo ningún mérito más que el de proponer los ingredientes, ya que fue mi hija Sara, con esas manitas privilegiadas para la cocina y más creatividad de la que ella misma piensa, la que se encargó de armonizar setas shitake, brócoli, cebolla morada y una rodaja de salmón que se había quedado traspapelada por la nevera uniéndolas a unos orecchiette que se le habían antojado. ¡El resultado fue espectacular!

Ingredientes (4-6 personas)

250 gr de orecchiette; 8-10 arbolitos de brócoli; 150 gr de setas shitake; 1 cebolla morada; 1 rodaja de salmón; 1 cucharada sopera de harina de espelta; un puñado de avellanas tostadas

Preparación

Ponemos al fuego una olla con abundante agua y sal. Mientras rompe a hervir, cortamos el brócoli en ramilletes pequeños sin mucho tallo, lavamos y reservamos. Limpiamos las setas y las cortamos en trozos irregulares. Las reservamos también. Desmenuzamos el salmón en trocitos.

Una vez ha hervido el agua, echamos las orecchiette y las cocemos durante unos 10 minutos (o lo que ponga en el paquete, puede cambiar según la marca). Una vez hervidas al dente, las colamos reservando un poco del agua de la cocción.

Cortamos la cebolla morada en juliana y la ponemos a pochar en una sartén con mantequilla. Cuando está blandita, añadimos el brócoli y lo salteamos unos cinco minutos. A continuación, añadimos las setas y le damos unas vueltas en la sartén. Cuando las verduras empiezan a ablandar un poco, añadimos una cucharada de harina de espelta y, cuando ha cogido color, añadimos el caldo de cocción de la pasta que habíamos reservado para hacer una velouté (palabro técnico proporcionado por Sara). Cuando la harina se ha tostado un poco añadimos el salmón en trocitos. Lo dejamos unos 3 ó 5 minutos hasta que el salmón esté hecho y retiramos del fuego.

Presentamos las orecchiette con la salsa por encima y unas avellanas tostadas en trocitos que le añaden un toque crujiente muy interesante. ¡Voilà!