Pudín de merluza (Alicia)

Pudin de merluza

Este pastel de pescado, en este caso de merluza y atún, es una receta tradicional que admite gran cantidad de variantes y de formas de hacerlo. Puede tomarse como un primer plato, frío o caliente. Esta receta es fría y va acompañada de mahonesa, también queda muy bueno con una crema de verduras. Además, se puede dejar preparado de un día para otro. En mi opinión, así es como queda mejor.

Ingredientes (para 4-6 personas)

1/2 Kg de merluza; 2 latas de atún; tomate frito (opcional); mantequilla;  100 ml leche Ideal; 3 huevos; cebolla; sal y pimienta.

Preparación

Cocemos el pescado, lo escurrimos bien del agua de cocción y lo desmigamos.

Pochamos la cebolla lentamente con cuidado que no se queme y se quede blandita.

Untamos un molde tipo plumcake con mantequilla.

En un bol batimos los huevos, la leche, añadimos la merluza y el atún bien escurrido y la cebolla pochada.

Una vez lo tengamos todo mezclado lo salpimentamos y añadimos un poco de tomate frito para dar color.

A continuación lo vertemos en el molde elegido  previamente untado con mantequilla y lo metemos al horno , a temperatura de 180º  durante unos 30 minutos (aunque el tiempo depende del horno).  Para saber si está listo se pincha un palillo en el centro, si sale limpio es que ya está.

Se deja enfriar, se le da la vuelta como a un flan y se adorna.

Advertisements

Risotto de espinacas, queso ahumado y nueces (Marta)

Risotto espinacas_1

Sabía que me iba a tocar subir receta al blog cuando empezara la dieta que estoy haciendo… y, sí, me tocó justo en la semana de depuración, cuando menos variedad de alimentos podía comer. La ley de Murphy.

Una vez resignada a lo inevitable (es decir, a no poder comerme lo que cocinaba) la verdad es que no fue tan complicado. Aproveché que Sara estaba en casa e improvisé un risotto con lo que había en la nevera para darle algo de comer que no fuesen batidos, purés o gazpachos.

Aquí tenéis el resultado. Aunque yo no lo probé, según Sara estaba muy rico.

Ingredientes para 4 personas

400 gr de espinacas (o, en su defecto, una bolsa); dos tazas de arroz; 1 litro de caldo verduras, a ser posible casero; medio vaso de vino blanco; media cebolla; dos dientes de ajo; un trozo de queso ahumado (tipo Idiazábal o incluso más blando); un puñado de nueces; aceite, sal y unas hebras de azafrán.

Preparación

Limpiamos las espinacas, retiramos los tallos y las cortamos en trozos no muy grandes. Cortamos la cebolla y el ajo en brunoise y los ponemos a dorar en una cazuela baja con aceite. Cuando están doraditos, añadimos el arroz y lo meneamos bien para que se empape del aceite. Cuando el arroz empieza a dorarse, añadimos el azafrán, dejamos que se tueste un poco y echamos el vino blanco de golpe. Cuando el vino se ha evaporado, empezamos a añadir el caldo previamente calentado poco a poco sin dejar de remover, para dejar salir todo el almidón y consegir ese efecto meloso que tienen los risottos.

Cuando veamos que el arroz está ya menos duro, empezamos a añadir las espinacas poco a poco y sin dejar de remover. Cuando el arroz está casi a punto añadimos el queso cortado en daditos y removemos para que se funda y se mezcle con el arroz. Por último, añadimos las nueces picaditas y algunas hebras de azafrán para decorar.

Ahora, a la mesa: hay que comerlo enseguida para que no se pegue ni se pase.