Calamares en su tinta (Ana)

Calamares en su tinta

Hay muchas formas de preparar calamares, pero en su tinta es lo más sencillo y más tradicional que podemos encontrar.

Como en el caso de muchas recetas tradicionales, cada maestrillo tiene su librillo, y casi ninguna receta es igual a otra, y la de los calamares en su tinta es una de ellas. En mi caso es la típica receta que lleva preparando mi madre toda la vida y lleva consigo muchos de los mejores recuerdos de esta época…

Ingredientes para 6 personas

1 kilo de calamares a ser posible nacionales (mucho más caros pero no hay color con los chilenos, etc..); 2 cebollas; 2 dientes de ajos; 2 tomates pelados y hechos puré; 2 o 3 bolsas de tinta de calamar; 1 vaso de vino tinto (que sea bueno); 1 cucharada de café de harina; caldo de pescado o agua; pan frito; huevo duro; aceite; sal y pimienta

Preparación

Lavar y limpiar bien los calamares, cortarlos en anillas y dejarlos escurrir.

Poner a pochar 2 cebollas con dos dientes de ajos cortados muy finos. Cuando estén doraditos añadir 2 tomates maduros y hechos casi puré.

Cuando el tomate esté frito, echar el calamar y remover.

Mientras, las tintas se machacan en un mortero con un vaso de vino tinto y una cucharadita de café de harina bien disuelto.

Se añade a los calamares y el mismo mortero se llena de caldo de pescado o de agua y se añade al guiso, cuando empiece a hervir, se prueba de sal y se le añade al gusto con un poco de pimienta recién molida.

Dejar cocer hasta que estén blanditos.

Freír unas rebanadas de pan del día anterior.

Como guarnición, lo típico es un arrocito blanco de los de toda la vida.

Pelotas de cocido o albóndigas para la paella (Celia)

Pelota para el cocido

Como muchas otras en nuestro idioma, la  palabra envolver tiene varios significados. Una de las definiciones que he encontrado dice:

“Cubrir un objeto o persona rodeándolo y ciñéndolo de tela, papel u otra cosa análoga”.

Y esto es lo que haremos en esta receta: envolver literalmente una serie de ingredientes con hojas de col verde para añadirlas al cocido o para tomar solas.

Y como la palabra, que puede dar lugar a varias interpretaciones (dejarse envolver por la música o por una sensación), este conjunto de ingredientes puede, en sentido figurativo, envolver de sabor a otro gran plato de la cocina valenciana que es la paella. Pues se pueden hacer pequeñas bolitas con la carne de las pelotas (comúnmente llamadas albóndigas) y añadir a la paella justo después de poner el agua para que se cueza el arroz. El punto de sabor que le aportan es…..definitivo.

Ingredientes (para 6 personas)

Hojas de col verde; azafrán; 800gr de carne picada (mitad de cerdo, mitad de ternera);  media barra de pan duro; un trocito de tocino;  un higadito de pollo; la ralladura de un limón; perejil picado; piñones a trocitos;  sal; pimentón;  pimienta negra y blanca molida;   nuez moscada; canela y un huevo.

Elaboración

Se pone el pan en remojo y cuando esté bien empapado se escurre y se mezcla con la carne, el tocino y el higadito bien picados y el resto de ingredientes. Se amasa y se forman las pelotas que envolveremos con las hojas y ataremos con palillos o cuerda.

Se ponen las pelotas en una olla, se añade agua hasta que casi las cubra (se puede añadir también una zanahoria, patata, nabo, boniato, o lo que se quiera al caldo), se echa el azafrán y se cuecen.

Estas pelotas también son un ingrediente esencial del cocido valenciano ( que os contaré otro día) y,  como ya he comentado, la misma mezcla de la carne se utiliza para hacer albóndigas que se añaden a la paella y le aportan un toque especiado muy especial.