Pencas de acelga con berberechos (Marta)

acelgas-con-berberechos_1

Como de costumbre, también esta receta viene asociada a gratos recuerdos, en este caso de la época en que retomé el contacto con mis antiguas compañeras de Clarín, la primera agencia donde trabajé. María, tan dispuesta y amorosa como siempre, consiguió que Marisa, Isabel, ella y yo nos reuniéramos después de 14 años y cenáramos juntas una vez al mes. Fue una época muy divertida. Nos juntábamos, nos poníamos al día en asuntos amorosos, en cosas de trabajo y, además, en restauración, asunto en el que mis tres amigas estaban muy puestas ya que, unas por trabajo y otra porque incluso tenía alguna inversión en el sector hostelero, se pasaban el día probando restaurantes.

María fue quien nos llevó a aquella estupenda taberna del barrio de Salamanca donde probé esta receta. Tengo que confesar que cuando la vi en la carta me pareció una combinación una poco raruna, equivalente a esos platos de Mar y montaña que siempre me han tirado para atrás. Contra todo pronóstico, estaba buenísima, así que os lo traigo para convertiros también a vosotros a esta nueva religión acelgoberberberechiana de la que seguro muy pronto seréis adeptos.

Ingredientes para 4 personas

Un manojo grande de acelgas; una lata de berberechos (de las buenas o, si lo preferís, berberechos cocidos al vapor); 1/2 cebolla; 3 dientes de ajo; 1/2 cucharada de harina; 1/2 cosita de vino blanco; aceite; sal y cebollino o perejil para decorar

Elaboración

Separamos las pencas de las acelgas, dejando las hojas para otra preparación; les quitamos las hebras y las cortamos en trozos no muy grandes. Las ponemos a cocer en agua con sal durante 10 minutos. Colamos y reservamos las pencas por un lado y el caldo por otro. Abrimos la lata de berberechos y dejamos el caldo también apartado. En una sartén, ponemos un fondo de aceite y sofreímos la cebolla y el ajo. Cuando la cebolla empieza a ponerse transparente, añadimos las pencas cocidas y rehogamos un minuto, después añadimos la harina y, antes de que se queme, echamos el vino blanco y removemos. Cuando el vino comienza  evaporar el alcohol (lo notaréis porque ya no huele), añadimos el caldo de los berberechos y, si es necesario, un poco del agua de cocción de las acelgas. Lo dejamos cocer todo junto durante un par de minutos, añadimos los berberechos y, tras darle un par de vueltas para que se calienten, rectificamos de sal  y servimos con el cebollino o perejil por encima.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s