Boletus con yema de huevo sobre cebolla caramelizada (Natacha)

boletus-con-cebolla-caramelizada

Hola amig@s: esta semana traigo una receta de setas. La verdad es que me encantan las setas, aunque no tengo mucha experiencia en cocinarlas. Un día que fuimos a la Pinilla, donde pasamos muchos fines de semana de invierno, bajamos a Riaza y en el ayuntamiento había una exposición sobre micología, en la que exponían todas las variedades de setas de la zona (más de 150, como decía Guru “¡Anda ya!, 150 jejejeje”).

Al salir de la exposición nos fuimos a tomar las cañas de rigor, y comenté con unos amigos que no sabía cocinar las setas. Fueron ellos los que me contaron esta maravillosa receta, que aprendieron en su peña de Riaza y que ahora os intento transmitir.

¡Gracias a Sandra, Quique y Jaime por compartirla con nosotros!

PD: si falta algo, os pasáis por la Fonda de Riaza sobre las 20:00 h de un sábado del frío invierno y, con unas cañitas, seguro que matizamos los ingredientes.

Ingredientes para 4 personas

500 gr de boletus; 1 cebolla grande; 4 cucharadas de azúcar moreno; 2 yemas de huevo; aceite de oliva; sal y pimienta

Elaboración

Cortar la cebolla en juliana y pochar a fuego medio en aceite de oliva. Cuando la cebolla se ablande añadir las 4 cucharadas de azúcar moreno, mezclar bien y dejar reducir un poco la salsa.

Limpiar los boletus con un trapo retirando los restos de tierra, cortar en láminas, añadir a la cebolla y salpimentar. Cocinar a fuego medio hasta que se doren los boletus. Retirar del fuego, añadir las yemas de huevo y mezclar todo.

Confío en haber transcrito bien la receta. Yo lo hice así y estaba buenísimo. Espero que os guste.

 

Advertisements

Alcachofas rehogadas

alcahofas-rehogadas

La buena compañía logra que cada experiencia sea distinta, que lo familiar se renueve para no resultar anodino. La cocina también consiste en acertar con maridajes que enriquezcan y sorprendan, por ejemplo utilizando como complemento la simplicidad de la alcachofa. Me gusta este comodín verde, un transformador de sabores de los productos a los que se empareja. Logra que cambie los registros de la carne, encuentra nuevos matices para el pescado u otras verduras y es lo suficientemente consistente para ser la única protagonista en platos de una sencillez exquisita.

Ingredientes para 4 personas

8 alcachofas;  4 dientes de ajo; un limón;  aceite de oliva y pimentón (opcional)

Preparación

Se quitan las hojas externas de la alcachofa,  se corta la punta (hasta que quede la parte tierna de la flor) , se parten por la mitad y se quita la parte del centro. Enseguida se ponen en remojo con un poco de agua y un limón exprimido para que no se pongan negras, pues las alcachofas se oxidan rápidamente).

Se escurren bien las alcachofas,  se les pone  un poco de sal y se echan en un caldero no muy alto. Se añaden los ajos cortados en finas láminas y un poco  de aceite. Se ponen a fuego fuerte primero para que se doren un poco y luego a fuego lento y tapadas hasta que queden cocidas pero no muy blandas (unos 15-20 min). Hay que moverlas de vez en cuando pero sin destapar el caldero.

Spaghetti de calabacín con gambas al ajillo (Elena Gurucharri)

fullsizerender

¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis? Como sabéis, soy nutricionista además de cocinillas y aparte de vuestro paladar quiero ayudaros a vigilar  vuestra línea…Porque las Navidades están a la vuelta de la esquina y, con ella, esos odiosos “Kilos de más”… Para que empecéis desde ya a cuidaros, no hay mejor manera que hacerlo con esta original, sana y deliciosa receta que hará que todos vuestros invitados se chupen los dedos.

Además de sana, es una receta sin gluten y por lo tanto apta para celiacos. ¡Tomad nota, poneos el delantal y esperemos que os guste!

Ingredientes para 4 personas

  • 2 calabacines medianos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla cayena
  • 150 g de gambas
  • Queso parmesano
  • Aceite de oliva
  • Orégano
  • Sal

Elaboración (10 minutos)

  1. Lava y corta en finas tiras (eliminando la primera capa) el calabacín con ayuda de un pelador.
  2. Corta en trozos pequeños los dientes de ajo y mézclalo con la cayena, sofriéndolos en aceite caliente hasta que se doren. Una vez dorados, retíralos.
  3. Utilizando el mismo aceite, saltea las gambas.
  4. Mezcla todos los ingredientes anteriores junto a la sal y el orégano y remueve a fuego medio durante 30 segundos. (Cuanto más tiempo dejes los calabacines al fuego, más blandos estarán)
  5. Sirve la ración adecuada de spaguetti en cada plato y espolvorea el queso parmesano
  6. ¡A disfrutar!

¿Qué te ha parecido esta receta? ¡Anímate a hacerla y acuérdate de nosotras (o sea de mi y de Alicia, mi madre)!