Pollo glaseado con cebollino y jengibre (Marta)

pollo-glaseado_2

Los que me conocéis me lo habéis oído a menudo: Víctor cocina mejor que yo. Y no lo digo (solo) para hacerle la pelota y que me libere de vez en cuando de hacer la cena. Es la pura verdad. No solo tiene gusto para combinar y es creativo. Además, es tan perfeccionista en la cocina como en el resto de cosas que hace. Esta receta se la debo a él. Tras una de nuestras primeras visitas a uno de nuestros chinos auténticos favoritos, cogió un libro que tiene de recetas del mundo, eligió una, la retocó a su manera y…¡¡pim pin pam pam!! nos dejó con la boca abierta a Claudia y a mi con este plato sencillo y orientalillo. Unos meses después, una noche en que me dio pena guisotear de cualquier manera un pollo de corral de los buenos, decidí hacerlo de la misma manera y la verdad es que nos chupamos los dedos…

Ingredientes para 6 personas

1/2 pollo de corral grandecito cortado en trozos pequeños; jengibre; 1 manojo de cebollino; 4 ó 5 ramitas de cilantro; 4 cucharadas de azúcar; 4 cucharadas de soja; 1/2 cucharadita de guindilla molida; 1/2 cucharada de vinagre; aceite para freír

Elaboración

Fríe el pollo en aceite abundante y muy caliente y cuando esté bien doradito, lo sacas y lo reservas; pela y pica un trozo grande de jengibre, el cebollino y el cilantro. En un cazo o cazuela baja, echa el jengibre, el cilantro, el cebollino, el azúcar y la guindilla, añade la salsa de soja y 4 cucharadas de agua, ponlo a fuego lento y remueve con una cuchara hasta que se haya disuelto bien el azúcar. Añade entonces el vinagre y mézclalo todo.

Sírvelo poniendo el pollo en una fuente con la salsa por encima y decorado con cebollino, cilantro y jengibre picados.

Advertisements

Zanahorias encurtidas (Ana)

 

 

zanahorias-encurtidasHay veces en las que una encuentra la inspiración para cocinar en un recuerdo, en un libro,  en un restaurante, viendo una película o hablando con amigos.  Pero otras veces no se trata de inspiración sino que te encuentras de bruces con la receta. Y eso es lo que me pasó a mí con estas riquísimas zanahorias encurtidas, que probé por primera vez en casa del amigo de un amigo de nombre Álvaro y que me sedujeron desde el minuto uno. De hecho,  tuve que emplear todas mis dotes de persuasión para que me revelara la receta. Pero lo mejor es que son tan fáciles de hacer que da hasta vergüenza…

Ingredientes para 6-8 personas

1 kilo de zanahorias; 1 diente de ajo; sal y pimienta; 200 ml de aceite d oliva virgen; 160 ml de vinagre; 90 gr de azúcar; perejil, menta y orégano al gusto; un chile rojo (opcional).

Elaboración

Rallar o cortar en bastoncillos no muy grandes las zanahorias, añadir el diente de ajo muy picado, sal y pimienta. Añadir el aceite, el vinagre, el azúcar, perejil, menta y orégano al gusto y un chile rojo (esto es opcional y de mi cosecha, pero me encanta el toque picante que le da).

Remover y dejar macerar unas tres horas como mínimo hasta servir. Probadlas. ¡Están increíbles!

Berenjenas rellenas al estilo de S’Engolidor de Menorca (Cristina)

berenjenas-rellenas-a-la-menorquina

Tras unos cuantos meses de vacaciones, quehaceres y, por qué no reconocerlo, un poco de vagancia, volvemos a la carga con nuevas recetas para compartir, porque nos estamos quedando sin ideas para dar de comer a las fieras, porque ya toca y porque,  tras los últimos acontecimientos acaecidos en el mundo, necesitamos más que nunca salud y buenos alimentos. Empezamos con esta evocadora receta que nos trae nuestra invitada Cristina, la hermana de Natacha.

Fue a mediados de los 90, a raíz de un artículo publicado en no sé qué periódico sobre los mejores alojamientos en España por debajo de 5.000 pesetas, cuando encontramos un hotelito en el centro de Menorca que fue nuestro destino de vacaciones durante cuatro años seguidos – hasta el verano en que nació nuestra hija-, y al que regresamos con ella tres años más tarde, para volver a S’Engolidor, así se llama el hotelito, una tradicional casa menorquina que data de 1.800, en el centro de Menorca, cerca de la playa de Santo Tomás y que en esa época era conocido sobre todo por el encanto de su restaurante y su riquísima cocina menorquina tradicional y sencilla.

Nuestros veranos en Menorca van ligados, sin lugar a dudas, a S’Engolidor, al encanto de sus cuatro habitaciones, a los desayunos en la terrraza emparrada con vistas a los campos de Es Migjorn, a José Luis, su dueño, y a Margarita, la responsable de aquella cocina cuidada y exquisita.

Este es un homenaje a esos maravillosos veranos, a ese encantador lugar  y a Margarita que fue la que con mucha paciencia me explicaba, a la hora del desayuno, las recetas que cocinaba para las cenas de la noche (recetas que nunca tuve la picardía de anotar) y de las que destaco ésta porque fue la que desde aquellos años continúo haciendo todos los veranos para toda mi familia -que les encanta-  exactamente igual a como ella me explicó.

Ingredientes para 4 personas

4 Berenjenas , a ser posible ralladas; 1 cebolla grande; pan rallado; tres huevos; tomate natural rallado (o tomate frito)

Elaboración

Se asan las berenjenas al horno cuidando que no se queme la piel. Otra opción más rápida es poner a hervir las berenjenas hasta que la piel se reblandezca y se sacan para que ésta no se rompa.

Durante ese proceso, se pone a sofreir la cebolla, con bastante aceite.

Sean asadas o se haya dado a las berenjenas un hervor, se secan bien y se parten por la mitad para sacar la pulpa, que pondremos junto con la cebolla que ya estará bastante hechita para terminar de sofreirlo conjuntamente. No nos olvidemos de salar tanto la cebolla como la berenjena.

Cuando la berenjena ya se ha integrado bien en el sofrito de la cebolla, se echan un par de cucharadas de tomate triturado natural (o tomate frito casero) y esperamos a que se sofría también con el tomate. Añadimos un par de cucharadas de pan rallado para que este relleno vaya cogiendo consistencia.

Cuando ya tenemos el sofrito preparado, lo trituramos con una batidora, y añadimos los tres huevos batidos.

Este será el relleno con el que iremos cubriendo las pieles de las berenjenas. Una vez rellenas, las cubriremos de pan rallado, y las pondremos al horno a gratinar.

Espero que os gusten.