Lomo al tonno (Marta)

Lomo al tonno

Este lomo al tonno es mi particular versión del famoso Vitello tonnato, un plato típico del Piamonte que los argentinos de origen italiano hicieron suyo con igual o mayor fervor. A mi me lo enseñó mi amiga Paola la primera vez que fui cenar a su casa y, aunque hace ya de eso unos cuantos años, aún no he podido olvidarlo.

Lo primero que me gustó es que fui incapaz de identificar sus ingredientes, de hecho, me sorprendió enterarme de  que, aunque era un plato de carne, llevaba ¡atún y anchoas! El caso es que desde que Paola me dio la receta no he dejado de hacerlo porque en casa nos encanta y es un plato muy fácil, sabroso y práctico para tener en la nevera y que cada uno se apañe su cena. O para saraos con mucha gente, porque puedes hacerlo con mucha antelación y siempre queda bien.

Aunque se puede preparar con ternera como la receta original o con solomillo de cerdo como me enseñó Paola, yo prefiero la versión que me enseñó Walter, un amigo argentino que lo prepara con lomo a la sal. Aunque a priori pueda parecer que el lomo cerdo es una carne seca, haciéndolo a la sal queda jugoso y en su punto. Si no me creéis, probadlo.

Ingredientes para 8 personas

Lomo a la sal: un lomo de cerdo ibérico de unos 750 gr; sal de hornear. Salsa al tonno: 1 huevo; aceite; sal; limón; una lata de atún; una lata de anchoas; dos cucharaditas de alcaparras; una cucharita de mostaza de Dijon; un par de cucharadas de salsa de carne

Preparación

Partimos un trozo pequeño del lomo y lo ponemos en un cazo con un poco de aceite, cebolla, sal y una hoja de laurel. Le damos un par de vueltas, añadimos agua hasta cubrirlo y dejamos cocer unos 15 min. Reservamos el caldo resultante. Colocamos el resto del lomo en una fuente refractaria y lo cubrimos entero de sal (también por debajo) salpicando unas gotas de agua por la superficie para que forme una buena costra. Lo metemos en el horno a 200º y cuando veamos que la costra empieza a ponerse marrón y/o se resquebraja, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriando. En cuanto se enfríe lo suficiente como para poder manipularlo, quitamos toda la sal para que no sigue haciéndose.

Mientras tanto, hacemos una mayonesa espesa y la mezclamos con el atún escurrido, las anchoas, las alcaparras y la mostaza. Después vamos aclarando con la salsa de carne hasta conseguir una textura cremosa.

Una vez enfriado el lomo, lo cortamos en filetitos muy finos y los colocamos en una fuente plana con la salsa por encima.

Advertisements

Tortitas de verduras pero qué hago de cenar esta noche (Sara y Víctor)

Tortitas de verduras_2

Aunque esta receta es de un invitado (o mejor dicho, de dos),  debería ser alguno de ellos quien la escribiera. Pero como Sara está de prácticas día y noche y Víctor (ya le conocéis) siempre está haciendo ocho mil cosas y nunca tiene tiempo de nada, me ha tocado a mi escribirla.

Como muchas de las cosas que salen bien en la vida, este plato es fruto de la improvisación. Le pedí a mi hija Sara que hiciera la cena con lo que encontrara por la nevera mientras yo me iba al gym (para algo está estudiando cocina…). Así que cogió las verduras que pilló, las picó con perfección de cocinera, las mezcló con cúrcuma y jengibre, las rehogó en el wok…y en esas estaba cuando volvimos Víctor y yo. Fue vernos Sara y darnos el cucharón de madera y el relevo a la vez. Así que Víctor, que tenía la noche creativa, se puso a probar varias cosas y terminó por hacer hamburguesas vegetales que, finalmente, devinieron en estas tortitas “subidas de tono” gracias al naranja de la cúrcuma. Que, por si no lo sabéis, es un magnífico antiinflamatorio natural.

Os prometo que están mucho más ricas de lo que parecen en esta foto que saqué yo a toda prisa y que no les hace justicia. ¡A ver quién se atreve con ellas!

Ingredientes para 4 personas (unas 4 tortitas)

1/2 calabacín; 1 cebolla; 1 puerro; 2 zanahorias; 1 apio verde; 1 trozo de jengibre; 3 ó 4 raíces de cúrcuma fresca; 2 huevos; 1 cucharada de harina; sal y aceite para rehogar

Preparación

Picar toda la verdura en brunoise (es decir, en cuadraditos pequeños y lo más iguales posible), rehogar en el wok empezando por el puerro y la cebolla y añadiendo después el resto de verduras. Cuando estén bien hechas pero no demasiado blandas, salar y retirar del wok. Separar la cantidad para una tortita, añadir medio huevo batido con cuidado de no pasarse, debe notarse el huevo pero no quedar líquido, únicamente para que ligue.  Después, espolvorear paulatinamente harina sobre la mezcla y ligar, hasta conseguir que la textura empiece a cambiar, a hacerse algo pegajosa (que se note apenas que hay harina, simplemente para que aglutine la mezcla). Formar entonces las tortitas sobre la sartén caliente e ir friéndolas, con poco aceite para que queden bien tostadas pero no grasientas. Darles la vuelta con un plato y servir bien calientes.

Guiso de rape con almendras (Celia)

guiso de rape_1

Como creo que tendemos a abusar de la carne como fuente de proteínas, creo que esta receta puede interesar a quienes como a mi, les encanta el pescado pero les cuesta prepararlo.

Para mi el rape es un pescado especial ya que me trae recuerdos de mi yaya, pues ella, que siempre que podía se ofrecía a preparar o hacer cualquier cosa que pudiera agradar, preparaba un arroz con rape y coliflor que nos comíamos las dos mano a mano y que me volvía loca. Pero como esa receta no la sé hacer, os propongo otra que hace mi madre y que también me encanta.

Ingredientes para 6 personas

Un par de patatas, un rape entero cortado en rodajas, ajos, perejil , almendras y un tomate. Para el fumet: huesos y cabeza de rape.

Preparación

Prepara un fumet con la cabeza de rape.  Yo lo hago sencillo, simplemente un caldo corto cociendo los huesos y cabeza del rape en agua con sal. Si quieres hacer un caldo de pescado con  más fundamento, puedes añadirle otros pescados o cangrejos, chirlas, un puerro, cebolla, laurel…

Mientras, fríe las patatas a rodajas no muy finas en aceite de oliva. Luego fríe el hígado  y  las rodajas de rape rebozadas en harina.  A continuación, sofríe un picadillo de ajo, perejil y almendra. Añade un tomate rallado y dale una vueltecita. Coloca las patatas, sobre ellas las rodajas de rape y el fumet de pescado que consideres. No te pases que no debe quedar muy caldoso. Que cueza unos 15 minutos a fuego vivo. Y ¡listo!

Ensalada de calabacín, tomate y parmesano (Natacha)

ensalada calabacin_1

Hola amigas, llega el verano y con ello las ensaladas. Alicia ha recordado en su última receta los veranos de su infancia. Yo creo que todos tenemos esos recuerdos maravillosos de veranos interminables con la luz, el mar, los juegos que no se acababan… Yo nací y crecí en Denia, para mí el sitio más bonito del mundo, así que en vacaciones no cambiaba de pueblo pero sí de casa. Nos íbamos a un apartamento en la playa que estaba a 5 km de nuestra casa y ese cambio era toda una aventura, como si nos trasladáramos a mil km. Lo que más echo de menos es lo mucho que duraba el tiempo. Los minutos eran horas, los días semanas y las semanas meses. Disfrutábamos tanto de aquellos veranos sin fin….

Pues nada, después de este momento nostálgico, os cuento mi receta de esta semana, una ensalada de calabacín crudo que probé en casa de mi cuñada María en Jávea  y que me encantó. Así que, con su permiso, la comparto con vosotras. Yo le he añadido mi toque personal.

Ingredientes para 4-6 personas

Un calabacín mediano; 2-3 tomates de ensalada ó 10-12 tomates cherry; 3-4 tomates secos; un trozo de queso parmesano, 100 gr de piñones.

Elaboración

Rehidratar los tomates secos: poner en un bol con un vaso pequeño de vinagre de vino blanco y agua que los cubra completamente. Mantener en agua durante 2 h. Escurrir y secar bien.

Tostar los piñones: calentar aceite en una sartén, añadir los piñones y remover hasta que estén dorados. Sacar y escurrir sobre papel de cocina.

Cortar el calabacín en láminas muy finas y disponer sobre una fuente. Aliñar con sal y aceite de oliva. Cortar todos los tomates frescos en trozos pequeños y salar (los tomates secos ya llevan sal), cortar también los tomates secos . Disponer los tomates sobre el calabacín y aliñar con un toque de pimienta negra molida, orégano y un buen aceite de oliva virgen. Cortar el parmesano en lascas y colocar sobre el tomate. Por último decorar con los piñones.

Os garantizo que está buenísima. Si tenéis invitados, aprovechad para hacerla y seguro que triunfáis. Lo digo por experiencia.

Espero que os guste!!!!