Bonito encebollado (Alicia)

Bonito ebcebollado_2

Ahora que parece que el frío se ha ido de verdad, empiezo a sentir ese agradable cosquilleo que anuncia el verano… y es que ¿a quién no le gusta el verano? A mi me trae recuerdos de alegría y felicidad. Cuando éramos pequeños ( y no tan pequeños) nos juntábamos con mi prima, mis tíos y mi amama, desde junio (por San Juan ) hasta que volvíamos a empezar el colegio…Era muy divertido: por la mañana, playa, por la tarde, monte, con sus chorizos al palo unos días y otros una buena chocolatada o tortilla de patatas cuando íbamos con los hermanos mayores, otros días, bici . El verano es la época del bonito del norte y por eso lo comíamos todas las semanas, unas veces con tomate, otras en marmita o encebollado de muchas formas. Hoy os voy a dar una receta fácil y una muy buena forma de comer pescado. Antes los bonitos sólo se comían en temporada pero ahora los encuentras en cualquier época del año.

Ingredientes para 4 personas

800 grs de bonito; 3 cebollas grandes;  5 pimientos verdes italianos; sal; aceite

Preparación

Partimos las cebollas y los pimientos verdes en juliana. En una sartén o cazuela ponemos una buena chorretada de aceite y a fuego lento vamos rehogando la verdura con un poco de sal. Cuanto más bajo  pongas el fuego, mejor te quedara el rehogado.

En una sartén echamos unas gotas de aceite y sellamos el bonito por los dos lados cuidando que no se queme

A continuación el bonito se pone en la cazuela o sartén del encebollado y se deja unos minutos, cuidando que no se pase.

¡No sabéis qué rico está!

Macarrones con setas, brócoli, queso feta y nueces (Marta)

RIGATONI CON BRÓCOLI, SETAS Y QUESO FETA

Estuve mucho tiempo sin apenas comer pasta, siguiendo vagamente esa idea tan en boga ahora de que la pasta engorda, los hidratos de carbono son veneno y el ser humano debería volver a la dieta paleolítica y comer hierbas del campo y carne a dentelladas. Afortunadamente, tengo una hija nutricionista y me ha hecho entrar en razón: los hidratos de carbono son la base de la pirámide alimenticia y no solo no hay que descartarlos de una dieta sana sino que hay que abrazarlos…eso sí, con moderación, como todo en esta vida. De manera que, con su bendición, he vuelto a lanzarme a la pasta no ya alegremente  sino con auténtica voracidad. Por eso os traigo hoy esta recetuca cero paleolítica pero sí saludable, cuyo acompañamiento verdulero me permite tranquilizar mi conciencia sin tener que irme a cazar brontosaurios (o a esquivarlos más bien) después de ingerirla. Que os aproveche.

Ingredientes para 4 personas

500 gr de macarrones o cualquier pasta corta que os guste (fusili, penne, orechietti…); setas congeladas variadas ( o secas rehidratadas, como más rabia os dé); 1/2 brócoli grande o uno pequeño entero; una cebolla roja; 200 gr. de queso feta (o cualquier otro queso de sabor fuerte ); un puñado de nueces; sal y pimienta

Preparación

Ponemos a hervir el agua para la pasta y, mientras esta se hace, cortamos el brócoli en arbolitos pequeñitos y los ponemos a hervir en una sartén con tapa con muy poca agua y sal. Los dejamos unos 5 minutos, para que se hagan al dente. Reservamos y vamos salteando las setas con la cebolla roja. Cuando está casi hecho, añadimos de nuevo el brócoli y rehogamos todo junto un par de minutos más.

Colamos la pasta pero reservamos un poco del agua de cocción. Devolvemos la pasta a la olla y añadimos el brócoli y las setas, el queso feta desmigado y un poco del agua de cocción, lo cocinamos un par de minutos a fuego suave, mezclando bien los ingredientes pero teniendo cuidado de que el brócoli no se deshaga. Apagamos y, ya fuera del fuego, añadimos las nueces picadas y servimos.

Patatas “Ay Jesús que me ahogo” (Ana)

patatas ay Jesús_3

No sé si a vosotras os pasa igual, pero yo nunca me canso de las patatas, nunca. Siempre estoy inventando recetas nuevas, investigando maneras distintas de cocinarlas, probando texturas… porque nunca me harto de ellas ni de los distintos sabores que este alimento tan básico puede alcanzar. Hoy os traigo una receta familiar y que mis hijos me suplican que haga cada dos por tres.

Como todas sabéis, la patata vino de América y se introdujo en España gracias a los conquistadores. Hoy en día las podéis encontrar de montones de clases: amarillas, blancas, rojas, moradas, rosas e incluso azules (como por ejemplo las de la Provenza); grandes pequeñas, redondas, alargadas… pero todas, bien cocinadas, resultan deliciosas. Además,  son perfectas como acompañamiento, como aperitivo o como plato principal, están riquísimas, son baratas y gustan a niños y mayores…¿qué más se le puede pedir a un alimento? Probad esta nueva y sencilla receta…bien churruscaditas están de muerte y vuestros invitados se rendirán.

Ingredientes para 6 personas

12 patatas medianas ; 8 dientes de ajo ; 10 cucharadas de aceite de oliva virgen extra; un buen caldo o en su defecto, cualquiera de los que viene en Tetrabrik; harina; queso parmesano rallado; sal  y un poco de pimienta negra recién molida

 Tiempo de preparación: 50 min

Preparación

1. Encendemos el horno normal a 220º.

2. Lavamos bien las patatas para quitarles la tierra que puedan tener pero no las peléis si no queréis (aunque yo lo hice)

3. Cortad las patatas  en láminas ni muy gruesas ni muy finas

4. Id friéndolas  en la sarten con el aceite de oliva por tandas, hasta que estén blanditas. Luego las ponéis  en una fuente refractaria.

En otra sarten, echad aceite y cortad los ajitos en cuadraditos muy pequeños, freídlos sin que se quemen y, cuando estén doraditos, añadid harina, removed y a continuación, echad el caldo, salpimentad, dejad que se reduzca y echadlo encima de las patatas. Por último, rallamos una buena cantidad de queso parmesano y horneamos hasta que estén hechas.

¡Os van a encantar!

 

Pollo con champiñones y almendras (Celia)

POLLO CON CHAMPI Y ALMENDRAS

Esta vez quiero compartir con vosotras una receta de pollo, aunque quizás no demasiado original, sí con un sabor muy tradicional y casero.

Y lo hago pensando en mi madre, pues el tema de las almendras es muy suyo, ya que las pone tanto fritas  para el aperitivo, como en picadillo con ajo y perejil para el potaje o las utiliza para guisos, de carne o de pescado. Y, cómo no, también  molidas para tortadas, pastelitos de boniato y  otros dulces.

Ingredientes para 4/6 personas

Pollo de corral  troceado; champiñones; 4 dientes de ajo;  perejil; 50 gr de almendras; tres rebanadas de pan del día anterior (pero que no esté duro); un higadito de pollo; vino blanco; un huevo duro; sal, pimienta y aceite de oliva.

Preparación

Freímos las almendras, el higadito y el pan y lo ponemos todo junto en un mortero. Añadimos los ajos y el perejil para hacer el picadillo.

Salpimentamos el pollo y lo doramos bien  en aceite muy caliente.

Añadimos el picadillo, le damos una vueltecita y rápidamente echamos los champis cortados a trocitos. Cuando estén dorados añadimos el vino blanco y dejamos cocer a fuego medio. Cuando  el vino haya reducido, el guiso estará listo.

Justo antes de servir añadimos un huevo duro muy picadito.

Espero que os guste…