Verduras al wok con huevo poché (Natacha)

Verduras al wok con huevo poche_1

Esta semana os traigo una receta de mi amiga Marisa que, como está haciendo dieta, comparte los platos a base de verduras y proteínas que prepara. Así que, para cuidarnos un poco antes del veranito que ya se acerca, os propongo esta receta sana y ligera .

Lo bueno de este plato es que no está cerrado: podemos ponerle las verduras que tengamos en ese momento en la nevera y estará igual de rico.

Yo os cuento cómo lo hice la ultima vez… otras veces utilizo verduras diferentes, improvisando sobre la marcha con lo que tengo.

Ingredientes para 4 personas

Dos berenjenas ( las rayadas son más dulces que las moradas y a mí me gustan más); 2 alcachofas; una cebolla; 4 zanahorias; 150 gr de judias verdes; un huevo o dos por persona; aceite de oliva; sal y pimienta. Papel film transparente.

Preparación

Cortamos la verdura en juliana. Ponemos aceite en el wok, rehogamos la cebolla y vamos añadiendo todas las verduras y removiendo a la vez. Añadimos sal y pimienta. Tapamos el wok y dejamos cocer a fuego medio durante 10 minutos ( la verdura tiene que quedar al dente).

Para hacer los huevos poché: colocamos papel film transparente en un tazón, untamos con aceite de oliva, cascamos el huevo dentro, añadimos un poco de sal y hacemos un saquito intentando que no quede aire dentro. Atamos el saquito con hilo de cocina. Ponemos agua en una cazuela y cuando empiece a hervir añadimos los saquitos, cocemos durante 4 minutos y sacamos. Cortamos el hilo, abrimos el saco y sacamos el huevo.

En cada plato servimos la verdura y colocamos un huevo ( o dos para el que quiera) encima, así cada uno lo puede mezclar a su gusto.

Espero que os guste esta receta. Esta muy rica y es sana, rápida y fácil de hacer.

¡Besos y que aproveche!!

Advertisements

Huevos rellenos de atún con bechamel (Alicia)

HUEVOS CON BECHAMEL

Cuando era pequeña, la lechera venía todos los días a casa a dejar la leche y los huevos. Es una imagen que tengo clavada en mi memoria. Como el olor a leche hervida que, al enfriarse,  hacía esa nata tan buena que mis hermanos y yo nos comíamos con pan y azúcar, mientras mi amama nos decía: ¡que la nata es para hacer pastas! O la textura de esa mantequilla…y  ¡qué os voy a contar de los huevos!…con esa yema rojiza y ese sabor que no he podido olvidar. Por eso hoy quiero dejaros una receta de esos huevos que me traen tan buenos recuerdos.

Ingredientes para 4 personas

8 huevos ( a mi me gustan más los ecológicos ); 250 grs de atún para rellenar; un par de cucharadas de mahonesa y una cucharada de ketchup o tomate; sal y pimienta; para la bechamel ligera: 25 gr de mantequilla; 400 ml de leche y unos 40 gr de harina (aprox.); sal y pimienta.

Preparación

Hervimos los huevos y, cuando estén fríos, los partimos a lo largo, vaciamos las yemas de las claras y las reservamos para mezclar con el resto de los ingredientes, dejando una yema para adornar.

Hacemos una bechamel ligera poniendo en una sartén o cazo la mantequilla, cuando está derretida añadimos la harina y la doramos, una vez dorada, vamos añadiendo la leche poco a poco mientras removemos sin parar con una cuchara de madera. Añadimos sal y pimienta. Tened cuidado de que no quede demasiado espesa. Si es así, añadimos más leche.

A continuación rellenamos las claras con la mezcla de yemas, atún, mahonesa y tomate frito y los ponemos en una fuente resistente al horno.

Echamos la bechamel encima de los huevos, añadimos por encima un poco de queso rallado y la yema de huevo que habíamos reservado bin picadita y lo metemos en el horno a gratinar.

¡Espero que os guste!

Potaje de garbanzos con tagarninas (Marta)

GARBANZOS CON TAGARNINAS

Como dice mi amiga Gema, con los años nos volvemos cada vez más sensibles. Y yo, que ya voy teniendo una edad (me encanta esa expresión…¿por qué significará ser mayor, cuando perfectamente puedes tener una edad de 13, por poner un ejemplo?) y que estoy todavía afectada por los recientes acontecimientos, me emociono hasta con la comida, no solo por comerla, que también, sino por los recuerdos que me traen ciertos platos.

Por eso, la receta de hoy quiero dedicársela a dos hombres importantes de mi vida que, desgraciadamente, ya no están con nosotros: mi padre y mi querido Alex. La primera vez que probé este plato iba con ellos y con mi madre por la ruta del toro de Cádiz. Paramos en la Venta El frenazo, en Los Barrios, a comer algo y pedimos este potaje por pura curiosidad, ya que, aunque mi padre sí las conocía, ni Alex ni yo sabíamos qué era aquello de las tagarninas. Después de aquella vez paramos muchas más, pero no fue hasta unos años después cuando, en casa de Gema precisamente, me enteré que las tagarninas también se cogían en Madrid, solo que aquí se llaman cardillos y que son los brotes tiernos de un tipo de cardo que se recogen cuando empieza la primavera. ¡Qué ricos también aquellos cardillos que preparó Carmen, su madre, con una sencilla vinagreta!

Como parece que el frío no termina de irse, os dejo esta receta típica de la zona de Cádiz y de Málaga, que fue donde compré estas tagarninas recién cogidas.

Ingredientes para 6 personas

1/2 kilo de garbanzos ( a mi me gustan los pedrosillanos pero vale cualquiera); 1 manojo de tagarninas; 1 trozo de chorizo; 1 rebanada de pan; 1 cebolla; 6 dientes de ajo; 1 tomate; un poco de pimentón de la Vera; aceite y sal

Preparación

La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo con una cucharadita de sal. Por la mañana, los ponemos a hervir con una hoja de laurel y el trozo de chorizo. Mientras tanto, lavamos bien las tagarninas, quitándoles la tierra que puedan tener y algún pincho que haya quedado. Las troceamos y reservamos. En una sartén con un poco de aceite, freímos una rebanada de pan del día anterior. Reservamos. A continuación rehogamos la cebolla, los ajos pelados pero enteros ( solo rotos con un golpe seco para que suelten su sabor) y el tomate, añadimos un poco de pimentón y la sal. Lo ponemos todo en un mortero junto con el pan frito y lo majamos hasta hacer una pasta que añadimos a la olla de los garbanzos. Cuando los garbanzos estén medio hechos (1 hora y cuarto en olla normal) añadimos las tagarninas y dejamos cocer todo junto otra media hora o hasta que los garbanzos estén tiernos.

UN CONSEJO: Si a la hora de comerlos les añadís arroz, que se puede cocer en la propia olla de los garbanzos o aparte, tendréis un alimento nutricionalmente completo.

Tartar de salmón (Ana)

Tartar de salmón

Hola chicas, me ha costado, pero ya estoy aquí con mi nueva receta.

Ahora que llega el buen tiempo y para compensar los atracones de las vacaciones, me he rendido a la evidencia: hay que meterse en cintura antes de que sea demasiado tarde. Pero sin sufrir, solo cuidarme un poco y moverme de mi amado sofá. Y para empezar bien, os traigo un ligero y refrescante tartar de salmón, muy  fácil de hacer y que resulta riquísimo.

Ingrediente para 4  personas

320 gr de salmón crudo; 100 gr de salmón ahumado; un puñadito de alcaparras; 3 ó 4 pepinillos en vinagre muy picados; unas gotas de Tabasco (aunque he descubierto en Mercadona una salsa que se llama Valentina, oriunda de México, que está buenísima y me gusta mucho más que el Tabasco); eneldo picado; 1 cucharada de zumo de limón; 1 cucharada de zumo de naranja; 1 chalota muy picada o una cebolla roja; un chorrito de aceite de oliva virgen extra; sal y pimienta

Preparación 

Cortamos el salmón en cuadraditos muy pequeños y lo más iguales posibles, añadimos el resto de ingredientes, aliñamos con el zumo de limón, el de naranja, el aceite, la sal y la pimienta (éstas con moderación, ya que el salmón ahumado es de por sí sabroso), mezclamos y refrigeramos hasta la hora de comer.

¡Buen provecho!