Vichyssoise de coliflor (Marta)

Sabéis que cada vez estoy más preocupada con la alimentación, leyendo todo lo que puedo sobre la importancia de comer sano y la influencia ya probada de una mala alimentación en el desarrollo de ciertas enfermedades. Eso no quiere decir que no coma (casi) de todo, que lo hago. Simplemente, intento comer mejor para evitar futuras enfermedades y también para no engordar demasiado, noto que con la edad cada vez me cuesta más mantenerme delgada por mucho ejercicio que haga (ozú qué sufrimiento).

Después de todo este rollo, os dejo esta receta basada en la crema de coliflor de Claudia pero que realmente es más una vichyssoise donde he sustituido la patata por coliflor y la leche y la nata por leche de avena, con lo que también se convierte en apta para veganos. Pues vamos al lío.

Ingredientes (para 4 personas)

1 coliflor pequeña; tres puerros grandes; 1 cebolla; 1 litro de agua; 1/2 – 3/4 litros de leche de avena; sal y pimienta

Preparación

En una cacerola ponemos a pochar la cebolla y los puerros cortados en brunoise; mientras, lavamos la coliflor, retiramos los tallos y separamos los ramilletes. Cuando la cebolla y el puerro están blanditos, añadimos la coliflor y la rehogamos un par de minutos. 

Después añadimos el agua y la sal y lo ponemos todo junto a cocer durante 20-25 minutos. Después batimos la mezcla, rectificamos de sal, añadimos la pimienta y dejamos enfriar. 

Una vez tibia, añadimos la leche de avena, mezclamos bien y la metemos en la nevera para que se termine de enfriar. Y ¡lista para comer!

Advertisements

Lomo de cerdo con miel y mostaza (Celia)

Dice mi amiga Marta que estas comidas que hacemos las de Denia con mezcla de especias y sabores duces y salados se deben en parte a nuestro pasado morisco. Es verdad que cuando Felipe III dio la orden de expulsión en 1609, casi una tercera parte de la población de la Marina Alta era morisca y eso se tiene que notar. A mi esta receta me la enseñó mi madre y, al margen de su legado histórico (si es que lo tiene), es un plato fácil y socorrido que puedes guardar en la nevera si sobra, te soluciona una comida sin tener que guisar o te sirve para hacer sandwiches para una excursión.

Ingredientes

Una pieza de lomo de cerdo, si es de riñonada mejor, pues queda más jugoso; mostaza, agua y miel; sal y pimienta al gusto

Preparación

Se ponen dos dientes de ajo en una cazuela con aceite hasta que se doren y se retiran para que no se quemen. 

Con el aceite muy caliente se sella la carne, previamente salpimentada, dándole la vuelta para que quede bien dorada por todas partes.

Se baja el fuego y se añaden los ajos dorados y una mezcla con una parte de agua, otra de mostaza antigua y otra de miel.

Se deja cocer diez minutos por cada lado  y se retira.

Cuando la carne se ha enfriado se corta muy fina y se sirve  con la salsa.

Otra opción es hacer exactamente lo mismo pero añadir como mezcla una parte de vinagre y otra de azúcar. O, si se prefiere una salsa que no sea dulce, en lugar de la mezcla se añade un vaso de cerveza.

La guarnición se deja a la inspiración del cocinero. Vale todo.

Lomos de merluza con gambas, lima y un toque picante (Javi Guru)

Cocinar es algo que empiezas a hacer por obligación y que poco a poco vas haciendo también por pasión y afición.

Esta receta de Guru lo demuestra. Desde sus inicios con la receta “Habitas baby con  jamón del bueno” a esta receta más sofisticada han pasado 2 años y, como veréis, se nota la evolución, el aprendizaje y la innovación. La receta está inspirada en un grandísimo plato de La Cocina de Gucho ( un restaurante al que vamos con frecuencia), y,  aunque no llega a alcanzar su magnífico sabor, intenta conseguir algo rico. Él dice que es lo que hay y que se puede mejorar, pero a mi me encanta …¡¡¡¡ y mucho!!!!

Ingredientes (para 3 – 4 personas)

6-8 lomos de merluza; una cebolla mediana; aros de guindilla; 200 gr de gambas; un vaso de vino blanco; aceite, sal, eneldo picado y … el toque limeño.

Preparación

Trocear la cebolla en juliana y pochar con aceite en una sartén grande.  Cuando la cebolla está pochada, colocar encima los trozos de merluza y las gambas peladas, añadir la sal, el eneldo y los aros de guindilla por encima de los trozos de merluza.

Después, vertemos el vino blanco con  cariño, tapamos y dejarmos cocer a fuego medio durante 10 minutos (o, según el grosor de los lomos, hasta que estén perfectamente cocidos )

Antes de servir exprimir unas gotitas de lima encima de cada trozo a vuestro gusto y ¡…a comer!

Espero que os guste

Calamarata al pesto (Alicia)


Como sabéis, últimamente tenemos en la familia fuertes vínculos con Sicilia, adonde viajamos este verano por primera vez. Este plato lo probé en Palermo y me encantó…no sé si la receta era así pero a nosotros nos gusta mucho preparada de esta forma.

La calamarata es un tipo de pasta de anillo grueso, a menudo teñida con tinta de calamar negra (de ahí su nombre) para que parezcan rodajas de este cefalópodo. Su origen es Nápoles, en el sur de Italia.

Si queremos que la pasta nos quede perfecta , tenemos que utilizar una cazuela amplia para que la pasta se reparta bien. Lo ideal es un litro de agua por 100 gramos de pasta, la sal la tenemos que poner en el agua cuando empiece la ebullición. Nunca debemos poner aceite en la cocción. El tiempo de cocción depende de la pasta ( normalmente lo pone en el paquete) , pero este tiempo a veces no es correcto y lo mejor que podemos hacer es probarla. Nunca debemos pasar la pasta debajo del grifo, simplemente tenemos que escurrirla y añadir la salsa que ya tendremos preparada.

Ingredientes

100 gramos de pasta seca por comensal; almendras laminadas; aceite; tomatitos cherry; salsa al pesto


Preparación

Ponemos la pasta a cocer en abundante agua hirviendo según las proporciones que os he dado arriba. Cuando la pasta esté cocida pero al dente, escurrimos y reservamos. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra , rehogamos los tomatitos partidos por la mitad a continuación las almendras y un poco de pesto y añadimos la pasta y ya listo para comer

Guiso de conejo al chilindrón (Ana)

Este guiso de conejo al chilindrón es muy típico del norte  y, como mi abuelo era vasco, pues en mi casa se ha hecho toda la vida. El chilindrón se usa con el cordero, el pollo y, por qué no, con el conejo.  Hay que freír bien los trozos de conejo hasta que tomen buen color, este color dorado amarronado (no churrascado) al cocer con las verduras dará intensidad al sabor de nuestra salsa. Tened precaución con la sal ya que al incorporar jamón serrano, este aportará la suya al guiso.

Ingredientes

1 conejo y medio; 3 dientes de ajo; 1 pimiento rojo; 2 pimientos verdes; 1 cebolla; 1 tomate; 100 gr de jamón serrano; 100 ml de vino blanco; aceite de oliva y sal

Elaboración

  • Lavamos las verduras y las picamos muy bien, el tomate lo pelamos y eliminamos las pepitas antes de picarlo. Salamos los trozos de conejo.
  • Colocamos en una cazuela un chorro de aceite y freímos el conejo hasta tenerlo bien dorado, añadimos los pimientos, el ajo, la cebolla y un pellizco de sal, vamos a dejar que pochen las verduras a fuego medio 15-20 minutos aproximadamente.
  • Añadimos el jamón cortado a daditos y sofreimos 5 minutos, añadimos el tomate y dejamos cocinar 10 minutos más, regamos con el vino blanco, cocinamos a fuego suave hasta que desaparezca el líquido del guiso y volvamos a ver el aceite, esto es 20-25 minutos.
  • Dejamos reposar este guiso (estará mejor de un día para otro) y lo calentamos a fuego suave y tapado.

Bacalao con espinacas y ajo negro (Marta)

Para empezar el año, os propongo una receta que, aunque parezca un tanto “pro”, en realidad es de aprovechamiento como tantas otras que hacemos en casa.

Cuando empezó a popularizarse el ajo negro, lo compramos, me imagino que como muchos de vosotros y, tras alguna primera prueba, ahí se quedó, decorando la despensa con su color raruno y sus promesas de salud (parece ser que tiene un efecto antioxidante hasta 4,5 veces superior al de ajo normal).

El caso es que de vez en cuando lo rescatamos del olvido y lo incorporamos a alguna receta con resultados bastante satisfactorios…como en este caso, donde su sabor suave y dulzón combina a las mil maravillas con el salado del bacalao y el toque ligeramente amargo de la espinaca.

Ingredientes (para 4 personas)

4 lomos de bacalao desalado (o al punto de sal); 1 cebolla; 3 ó 4 dientes de ajo negro; un puñado de espinacas; aceite y sal

Preparación

En una sartén, ponemos a pochar la cebolla finamente picada. Cuando está a medio pochar ponemos encima los lomos de bacalao primero con la piel por encima y, tras unos minutos, los dejamos con la piel por abajo.

En otra sartén, calentamos un poco de aceite, añadimos los dientes de ajo negro y, tras darles unas vueltas, los aplastamos hasta que se mantequen, retiramos y reservamos. En ese mismo aceite salteamos las espinacas a fuego fuerte con un poco de sal para que queden hechas pero crujientes. Reservamos.

Cuando el bacalao está casi hecho ponemos encima de cada lomo un poco del ajo negro mantecado y unas hojas de espinaca y dejamos un par de minutos para que todo coja sabor. Emplatamos en el mismo orden que en la sartén: un poco de cebolla, encima el pescado, encima el ajo negro y, por último, las espinacas.

Ensalada con tofu y col kale (Celia)

Ensalada de klale_1

Hace poco he descubierto las hojas de col kale y me encanta la textura que aporta a las ensaladas, así que me he puesto a probar posibles combinaciones, pues de eso se trata ¿no?…de hallar nuevas relaciones entre los ingredientes para descubrir sabores  sugerentes y que sorprendan. 

Como la vida misma, donde  lo cotidiano, lo que nos resulta  familiar nos parece entrañable y nos aporta esa especie de  seguridad balsámica  pero no por ello  hay que dar la espalda a lo nuevo, lo diferente. ¡Queda mucho por descubrir!.

Ingredientes (para 4 personas)

Lentejas; col kale; tofu ahumado;  pimiento rojo; champiñones y aceitunas negras.

(También se puede sustituir el pimiento y los champis por dados de calabaza pasados por la sartén y pipas).

Preparación

Ponemos todos los ingredientes cortados en trocitos pequeños. Aliñamos con un poco de pimienta negra y vinagreta con vinagre de Módena, aceite de oliva y sal o, si se prefiere, con salsa de yogur.